daniel
  • Home
  • Noctámbulos
  • Daniel Prieto
  • Descorazonadas

Hay que ser muy imbécil para leer a César Antonio Molina

molina1
Escupo en el pan vuestro de cada día, que cada vez es menos nuestro. Solo nos queda la lucha. Necesitamos una gran guerra, sangrienta y fraticida. Nos dan las migajas que les sobran haciéndonos creer que nos las hemos ganado. Algunos esclavos incluso dan las gracias a sus amos por permitirles seguir siéndolo. molina2Todo está perdido. Su mayor logro es habernos dado falsas esperanzas para que pensemos que podemos hacer algo para cambiar las cosas. Es mentira. Solo nos queda la violencia. Solo seremos hombres libres cuando asesinemos a los hijos que esclavizarían a nuestros hijos. Os digo “Feliz año” mirándoos a los ojos con una sonrisa, esperando que tengáis muertes inminentes, lentas y dolorosas. Os deseo lo mejor para este año nuevo imaginando vuestros cadáveres pudriéndose a cámara rápida. Gusanos, carne podrida. Cerramos a las ocho de la tarde para poder ir a pasar la Nochevieja con nuestras familias. Hay un cartel bien grande a la entrada y otro detrás de la barra. Pero vosotros seguís entrando a la cafetería para tomaros los últimos descafeinados templados de máquina con leche sin lactosa y sacarina y son ya más de las nueve. Cadaverina. "¿Ya tienes lavada la cafetera? Es que queríamos tomar un café rápido". Así que sonrío mientras estrecho vuestras asquerosas manos esperando que muráis de cánceres a lo largo de este año, de todo corazón. “¿Nos da tiempo a tomar algo rápido? Un Brugal con Coca Cola y una caña”. Claro que sí, malditos hijos de puta, ojalá no sobreviváis a 2018.

Smirnoff con Trina de naranja.


Hay que ser muy imbécil para leer a César Antonio Molina. Pero hay que ser retrasado para COMPRAR un libro de César Antonio Molina. Teniendo en cuenta que puedes leer a cualquier otro. César Antonio Molina... vaya nombre pretencioso de mariposón del Opus Dei. Ministro de Cultura, la Casa del Lector, colaboraciones en ese anteriormente periódico y ahora panfleto llamado El País. Y a vivir que son dos días. Profesor en la universidad, extenso catálogo de títulos y premios a cascoporro. Homenajes en La Voz de Galicia y muchas palmaditas en la espalda. Y sus libros que no le interesan ni a su puta madre. César Antonio Molina representa todo lo que aborrezco en el ser humano. molina5César Antonio Molina es lo pomposo y lo cursi sublimados hasta la autopaja mortal. El más absoluto vacío. César Antonio Molina, si viniesen los extraterrestres y pidieran llevarse a uno de nosotros te entregaríamos encantados sabiendo que no regresarían jamás. Puedes contar esto en tus clases, César Antonio Molina, e irte a tomar por culo.

Mi abuelo se partía contándome cómo corrían las enfermeras cuando murió un viejo que estaba ingresado en su misma planta. Tenía una neumonía muy jodida. Casi no podía hablar del ataque de risa que le había dado. A sus 91 años conserva intacta la curiosidad. Es uno de esos hombres de hierro de los que ya casi no quedan. Hombres de palabra. Se ganó la vida matando cerdos y como agricultor. Imaginad lo contrario a César Antonio Molina y ese es mi abuelo. Era capaz de enterrar una camada entera de gatitos recién nacidos y de curar un erizo atropellado. Aquellas vacas, A Sabina y Lola, hacían todo lo que les decía. Algo casi sobrenatural. Bebía hasta la extenuación en las tabernas y lloraba cuando le enfermaba algún animal.

Me apunté a aquella oferta laboral para Project Manager en una conocida fábrica de cervezas. Podría decirle a mis colegas que era Project Manager. ¿Qué cojones sería eso? Quiero que vuelvas ya, María, para que veamos películas malas de amor y podamos permanecer horas abrazados en el sofá. Quiero ser el hombre que una vez te dije que iba a ser.


El Día das Letras Galegas acabarán dedicándoselo a Yolanda Castaño, a Manuel Rivas, a Antón Reixa o a cualquier otro comemierda. Es festivo en Galicia. El 17 de mayo de 1863 se publicó molina3Cantares gallegos, de Rosalía de Castro, la poetisa del funcionariado gallego, más pasada de moda que la tuna. La literatura a veces se abre camino entre la burguesía que concede premios y da recitales de poesía, otras veces no.

Quiero que vengáis a verme, Paco.

En mi bolsillo apareció el Dragón azul, como presagio de ese océano que estábais atravesando rumbo al Nuevo Mundo de Cabeza de Vaca, Bartolomé de las Casas y otros tantos hombres increíbles. Apareció mientras preparaba mi arroz de verduras, el que nunca cocino cuando tú estás porque sé que odias el pimiento rojo, elemento indispensable de mi plato estrella. He olisqueado tus pijamas, María. He hablado borracho y a oscuras en guaraní, la lengua de los dioses. Iporá. Rohayhu. He buscado tus ojos negros insondables en las alacenas, en mis entrañas y en los armarios. Sin éxito. He buscado a nuestro hijo entre las sábanas de su cama, entre mis más firmes creencias. Martín es nuestro Coyotito. Te dejé La perla de Steinbeck para que la leyeras aquella noche, poco después de habernos conocido. El viaje no es lo importante, lo que importa está más allá. Arrojemos ya la perla al mar.

Supongo que rodar con mi hijo sobre la alfombra peleando como dos tigres es la felicidad. “Papá, no quiero que vayas a trabajar nunca más”.

Imprimir

Homenaje a Charles Manson

manson1

Intuyes que todo es mentira pero cuando ya lo sabes es tarde. Todo es una puta mentira. Universidades públicas o privadas. Orgías en antiguas ermitas o pajas en la cama. Asesinatos de Estado o solitarios ajustes de cuentas. La independencia de Cataluña, la independencia de España, la independencia de Europa, la independencia del Mundo. La independencia de Dios. Yonkis pinchándose en las esquinas, señores bebiendo vino en los bares. Sicarios y pedagogos buscando trabajo. Ingenieros y timadores en la cumbre de sus carreras. Y aún así algunos creen que hay algo de verdad
entre
toda
esta
puta
mentira.

manson9Campaña de concienciación sobre la dignidad de los gatitos promovida por el Ministerio de Igualdad Animal.

Un día los runners se darán cuenta de que les han timado, de que lo que hacían era simplemente correr, los muy gilipollas. En el futuro ya nadie hablará ni castellano ni francés ni gallego ni catalán ni chino ni andaluz ni japonés ni italiano ni siquiera euskera. Todos hablaremos inglés, tendremos trabajos incomprensibles y comeremos fish and chips o mierdas por el estilo y
seremos
unos
jodidos
cretinos,
como
esos
inglesesmanson6
que
no
pueden
ver
más
allá
de
sus
jodidas
narices
por
ser
precisamente
ingleses.



Pero a pesar de todo algunos creen que hay verdad en esta podredumbre. Tan imbéciles que morirán pensando que las cosas tienen que ser así. Remueven sus cafés aletargados en cafeterías oscuras pensando que todo está bien. El Día Internacional del Niño se celebra con alegría en Etiopia, Brasil, manson3Togo, Siria, Haití, Bolivia, Paquistán, Ghana, Méjico, Benín o Andalucía. Niños esclavos, niños prostituídos, niños apaleados, niños asesinados. Niños de mierda, hijos de la mierda.

Dios es amor, zorra.

Charles Manson ha muerto hoy. Tenía 83 años. Todos se alegran de su muerte pero a algunos nos parecía simpático. No mató a nadie. Uno de los mayores intelectuales a caballo entre estos dos siglos de mierda. Algunos incluso le llaman asesino, a él, que no mató a nadie. Ni siquiera cobró sobresueldos ilegales de un partido político. Me caía bien Charles Manson. El rostro del mal, dice la presentadora del telediario. Pero yo solo veo a un viejo con la esvástica tatuada en la frente que tensó hasta el límite las cuerdas de este sistema corrupto. Y luego la presentadora -que está muy cachonda como todas las de la tele- dice que la justicia intervendrá contra esos malvados tuiteros que se alegraron de la muerte del fiscal general del Estado, San José Manuel Maza. Maza apadrinó al fiscal anticorrupción sabiendo que era corrupto, fue reprobado por el Congreso y pidió prisión para los independentistas. Mentiras y más mentiras. Matad a los cerdos Helter Skelter.

En la segunda temporada de Stranger Things muere el novio de Wynona Ryder. El sheriff ocultó en su cabaña del bosque a Once, que acaba de nuevo con los malos y cierra el portal que lleva al Mundo del revés.

manson8Esa gentuza que maneja a su antojo los parlamentos, los ayuntamientos, los congresos y las diputaciones. Esos contratos a dedo, esos millones de euros del contribuyente movidos entre los amigos en universidades, parlamentos y congresos. Volquetes de putas, montañas de cocaína, Dom Pérignon, atracones en restaurantes de lujo y viajes pagados e incluso te traigo unos payasos para el cumpleaños.

Estoy de vacaciones pero no tengo dinero. Me distraigo viendo unas cuantas películas y terminando esos libros de la mesilla. También paseo y veo unos cuantos vídeos musicales y eso. Hacemos viajes cerca de casa buscando "el bosque del lobo" que mi hijo nos reclama todos los días. A ver cuándo lo encontramos. Buscamos unas cataratas en medio del bosque de Neda pero no las encontramos y regreso a casa discutiendo con María. Le pido cincuenta euros a mi madre para llegar a fin de mes, estoy a punto de ponerme algo negativo y entonces Martín dice una frase que recordaré todos los días de mi vida y, probablemente, cuando esté en mi puñetero lecho de muerte:

"Eres mi papá favorito".


Imprimir

Baroña sideral

sideral1

Llevaba unos días sintiéndome extraño. Aquel escozor en el estómago que iba y venía. Tenía percepciones que no podía creer. Esa sensación de efervescencia cuando me iba a acostar. Me costaba dormir, más de lo habitual. Todo había comenzado una semana antes tras aquella noche estrellada en Baroña. Habíamos ido con unos amigos a pasar un par de noches en el verano de San Martiño, esa especie de época estival a mediados de noviembre. María y el niño se habían ido a dormir al cámping. La mujer de Mauro también se había marchado con las niñas. Nos habíamos quedado él y yo solos a los pies de aquel castro insondable. Esa construcción desconcertante que nos recuerda que ni siquiera tenemos ni puta idea de nuestro pasado más inmediato. Hablábamos como se habla cuando hay luna llena en un cielo estrellado sobre tu cabeza, al lado del mar que brama ennegrecido. Mauro fumaba sin parar mientras me contaba aquellas historias rocambolescas sobre los suevos, los aztecas y los egipcios. Era un tío estupendo, Mauro, siempre te contaba algo que no sabías. Un verdadero hombre del Renacimiento. Lo sabía todo y lo explicaba de una forma tan clarividente y didáctica que no entendías qué cojones hacía trabajando de teleoperador. Claro que después recordabas que Mariano Rajoy era el presidente del Gobierno. Y entonces vimos aquella luz allá en lo alto.



Hermerico. A Curota. Salchichón. Carles Puigdemont. La conjura de los necios. Cónclave. Eristoff. Alfa centauro. Coma. Francisco Pizarro. Cuenta conmigo. Mortadela. Morroclanscia. sideral2Sal. K-Bear. Clarispormia. Bratislava. Gremlins. Pan de broa. Panoplia. Nabucodonosor. Poliouryos. Calígula. Jamón serrano. Zen. Santiago. Oestrymnios. Orión. Prisciliano. La historia interminable. Olmecas. Porros. Gregorio Samsa. Retepornio. Noia. Alphabet Street. Riobao. Chorizo. Xalundes. Sepia. El arte de amar. Luna. Popol Vuh. Faliyu. JJaisl, Jahais. Pooi. Poprrrrllll…

Sentí un retortijón que me hizo doblarme sobre mí mismo con las manos sobre el vientre. Menos mal que estaba en casa. Me senté en el inodoro a toda prisa y empujé con fuerza. Salió una hez enorme que se desprendió de mi ano y cayó al agua del báter haciendo “plop”. Después sentí cómo algo más blando y que se movía caía sobre mi heces. Me levanté asustado y miré mi cagada.
Entonces
lo
comprendí

todo.

Aquel pequeño ser deforme me enseñó la luz, el camino. Todo aquel orden en todo aquel caos. La muerte. La vida. Las hojas cayendo en otoño. Los ojos de tu hijo. Las manos de tu abuelo. Los senos de tu amante, los besos de tu madre. La mierda. La belleza. Dios. Toda esa luz en aquel negror sideral3inmenso e insondable e
i
n
f
i
n
i
t
o
.

Venía de un planeta tan lejano que no se podía explicar. Traía un mensaje de dicha. Gracia. Aquella criatura me habló en silencio y me lo contó todo, en un instante. Sin pronunciar un solo sonido me habló. Y lo supe todo. Odio. Amor. La flor en el asfalto. El albatros con las alas partidas. Tu primer recuerdo. Tu amigo Mariano. El cosmos. El rijo que todos llevamos a la espalda y que nos impide ver. Tu madre cantándote en la cuna. Pelotones de fusilamiento. Todo debía ser así. No podía ser de otro modo. Y no se podía explicar. Me enseñó la verdad y me hizo sabio en aquel momento eterno. Me dio un mensaje que debía transmitir a la humanidad. Yo era el elegido para llevar aquella maravilla inenarrable a los ojos de todos los hombres. Me enseñó cómo hacerlo en un instante. Suponía un gran honor y una gran responsabilidad. Pero me dio
tanta
tanta
tantísima
pereza
que entonces decidí tirar de la cadena. Y lo olvidé todo.


Imprimir

lanochemasoscura