daniel
  • Home
  • Noctámbulos
  • Daniel Prieto
  • Descorazonadas

Homenaje a Charles Manson

manson1

Intuyes que todo es mentira pero cuando ya lo sabes es tarde. Todo es una puta mentira. Universidades públicas o privadas. Orgías en antiguas ermitas o pajas en la cama. Asesinatos de Estado o solitarios ajustes de cuentas. La independencia de Cataluña, la independencia de España, la independencia de Europa, la independencia del Mundo. La independencia de Dios. Yonkis pinchándose en las esquinas, señores bebiendo vino en los bares. Sicarios y pedagogos buscando trabajo. Ingenieros y timadores en la cumbre de sus carreras. Y aún así algunos creen que hay algo de verdad
entre
toda
esta
puta
mentira.

manson9Campaña de concienciación sobre la dignidad de los gatitos promovida por el Ministerio de Igualdad Animal.

Un día los runners se darán cuenta de que les han timado, de que lo que hacían era simplemente correr, los muy gilipollas. En el futuro ya nadie hablará ni castellano ni francés ni gallego ni catalán ni chino ni andaluz ni japonés ni italiano ni siquiera euskera. Todos hablaremos inglés, tendremos trabajos incomprensibles y comeremos fish and chips o mierdas por el estilo y
seremos
unos
jodidos
cretinos,
como
esos
inglesesmanson6
que
no
pueden
ver
más
allá
de
sus
jodidas
narices
por
ser
precisamente
ingleses.



Pero a pesar de todo algunos creen que hay verdad en esta podredumbre. Tan imbéciles que morirán pensando que las cosas tienen que ser así. Remueven sus cafés aletargados en cafeterías oscuras pensando que todo está bien. El Día Internacional del Niño se celebra con alegría en Etiopia, Brasil, manson3Togo, Siria, Haití, Bolivia, Paquistán, Ghana, Méjico, Benín o Andalucía. Niños esclavos, niños prostituídos, niños apaleados, niños asesinados. Niños de mierda, hijos de la mierda.

Dios es amor, zorra.

Charles Manson ha muerto hoy. Tenía 83 años. Todos se alegran de su muerte pero a algunos nos parecía simpático. No mató a nadie. Uno de los mayores intelectuales a caballo entre estos dos siglos de mierda. Algunos incluso le llaman asesino, a él, que no mató a nadie. Ni siquiera cobró sobresueldos ilegales de un partido político. Me caía bien Charles Manson. El rostro del mal, dice la presentadora del telediario. Pero yo solo veo a un viejo con la esvástica tatuada en la frente que tensó hasta el límite las cuerdas de este sistema corrupto. Y luego la presentadora -que está muy cachonda como todas las de la tele- dice que la justicia intervendrá contra esos malvados tuiteros que se alegraron de la muerte del fiscal general del Estado, San José Manuel Maza. Maza apadrinó al fiscal anticorrupción sabiendo que era corrupto, fue reprobado por el Congreso y pidió prisión para los independentistas. Mentiras y más mentiras. Matad a los cerdos Helter Skelter.

En la segunda temporada de Stranger Things muere el novio de Wynona Ryder. El sheriff ocultó en su cabaña del bosque a Once, que acaba de nuevo con los malos y cierra el portal que lleva al Mundo del revés.

manson8Esa gentuza que maneja a su antojo los parlamentos, los ayuntamientos, los congresos y las diputaciones. Esos contratos a dedo, esos millones de euros del contribuyente movidos entre los amigos en universidades, parlamentos y congresos. Volquetes de putas, montañas de cocaína, Dom Pérignon, atracones en restaurantes de lujo y viajes pagados e incluso te traigo unos payasos para el cumpleaños.

Estoy de vacaciones pero no tengo dinero. Me distraigo viendo unas cuantas películas y terminando esos libros de la mesilla. También paseo y veo unos cuantos vídeos musicales y eso. Hacemos viajes cerca de casa buscando "el bosque del lobo" que mi hijo nos reclama todos los días. A ver cuándo lo encontramos. Buscamos unas cataratas en medio del bosque de Neda pero no las encontramos y regreso a casa discutiendo con María. Le pido cincuenta euros a mi madre para llegar a fin de mes, estoy a punto de ponerme algo negativo y entonces Martín dice una frase que recordaré todos los días de mi vida y, probablemente, cuando esté en mi puñetero lecho de muerte:

"Eres mi papá favorito".


Baroña sideral

sideral1

Llevaba unos días sintiéndome extraño. Aquel escozor en el estómago que iba y venía. Tenía percepciones que no podía creer. Esa sensación de efervescencia cuando me iba a acostar. Me costaba dormir, más de lo habitual. Todo había comenzado una semana antes tras aquella noche estrellada en Baroña. Habíamos ido con unos amigos a pasar un par de noches en el verano de San Martiño, esa especie de época estival a mediados de noviembre. María y el niño se habían ido a dormir al cámping. La mujer de Mauro también se había marchado con las niñas. Nos habíamos quedado él y yo solos a los pies de aquel castro insondable. Esa construcción desconcertante que nos recuerda que ni siquiera tenemos ni puta idea de nuestro pasado más inmediato. Hablábamos como se habla cuando hay luna llena en un cielo estrellado sobre tu cabeza, al lado del mar que brama ennegrecido. Mauro fumaba sin parar mientras me contaba aquellas historias rocambolescas sobre los suevos, los aztecas y los egipcios. Era un tío estupendo, Mauro, siempre te contaba algo que no sabías. Un verdadero hombre del Renacimiento. Lo sabía todo y lo explicaba de una forma tan clarividente y didáctica que no entendías qué cojones hacía trabajando de teleoperador. Claro que después recordabas que Mariano Rajoy era el presidente del Gobierno. Y entonces vimos aquella luz allá en lo alto.



Hermerico. A Curota. Salchichón. Carles Puigdemont. La conjura de los necios. Cónclave. Eristoff. Alfa centauro. Coma. Francisco Pizarro. Cuenta conmigo. Mortadela. Morroclanscia. sideral2Sal. K-Bear. Clarispormia. Bratislava. Gremlins. Pan de broa. Panoplia. Nabucodonosor. Poliouryos. Calígula. Jamón serrano. Zen. Santiago. Oestrymnios. Orión. Prisciliano. La historia interminable. Olmecas. Porros. Gregorio Samsa. Retepornio. Noia. Alphabet Street. Riobao. Chorizo. Xalundes. Sepia. El arte de amar. Luna. Popol Vuh. Faliyu. JJaisl, Jahais. Pooi. Poprrrrllll…

Sentí un retortijón que me hizo doblarme sobre mí mismo con las manos sobre el vientre. Menos mal que estaba en casa. Me senté en el inodoro a toda prisa y empujé con fuerza. Salió una hez enorme que se desprendió de mi ano y cayó al agua del báter haciendo “plop”. Después sentí cómo algo más blando y que se movía caía sobre mi heces. Me levanté asustado y miré mi cagada.
Entonces
lo
comprendí

todo.

Aquel pequeño ser deforme me enseñó la luz, el camino. Todo aquel orden en todo aquel caos. La muerte. La vida. Las hojas cayendo en otoño. Los ojos de tu hijo. Las manos de tu abuelo. Los senos de tu amante, los besos de tu madre. La mierda. La belleza. Dios. Toda esa luz en aquel negror sideral3inmenso e insondable e
i
n
f
i
n
i
t
o
.

Venía de un planeta tan lejano que no se podía explicar. Traía un mensaje de dicha. Gracia. Aquella criatura me habló en silencio y me lo contó todo, en un instante. Sin pronunciar un solo sonido me habló. Y lo supe todo. Odio. Amor. La flor en el asfalto. El albatros con las alas partidas. Tu primer recuerdo. Tu amigo Mariano. El cosmos. El rijo que todos llevamos a la espalda y que nos impide ver. Tu madre cantándote en la cuna. Pelotones de fusilamiento. Todo debía ser así. No podía ser de otro modo. Y no se podía explicar. Me enseñó la verdad y me hizo sabio en aquel momento eterno. Me dio un mensaje que debía transmitir a la humanidad. Yo era el elegido para llevar aquella maravilla inenarrable a los ojos de todos los hombres. Me enseñó cómo hacerlo en un instante. Suponía un gran honor y una gran responsabilidad. Pero me dio
tanta
tanta
tantísima
pereza
que entonces decidí tirar de la cadena. Y lo olvidé todo.


Cuando tienes herpes genital

herpes1

"Papá, tú me dejas solo", me dice mi hijo antes de que me vaya a trabajar con el corazón roto. Licenciado en historia con un máster en edición periodística que pone cafés. Podría ser peor si tuviera que ser coach para poder comer. Y lo más jodido, tener que escuchar todas esas interesantísimas reflexiones que me hacen ver, con total claridad, que es preciso el sufragio censitario… o el apocalipsis.

Escucho a JD McPherson y pienso, joder, esto es Little Richard, esto es cojonudo. Y es de AHORA. Entonces queda esperanza, tío. Déjame en paz, solo quiero rock and roll y correrme una juerga. Así que voy a servirme otro vodka Eristoff con naranja mientras pienso en los antencedetes por alcoholismo en mi familia. Pero esta noche solo importan la guitarra, el bajo
y
la
guitarra.


Y esa voz divina del bueno de JD. Y entonces de repente paso a ese vídeo de Lenny Kravitz de Let Love Rule cuando molaba y herpes2no era un moñas y me alegro de estar vivo. ¿Hay algo mejor que esta mierda, nena? Deja que el amor fluya, coño.

Tengo un éxito mundial. Sé que lo tengo. Esta vez sí. Es una película. Bueno, una peli basada en mi primera novela: Verónica y medio. La tengo medio escrita. Una mujer tiene adosado en el hombro un hermano gemelo que se apodera de ella. No se lo pueden extirpar porque la matarían. Es una peli de terror psicológico. Y de amor. Jugando con esa única idea lo tenemos todo: la mujer frágil y hermosa de la que su horrendo parásito se apodera en ocasiones. La voz le cambia, la mirada le cambia, todo en ella cambia cuando su aborrecible ente adosado se persona. Es un bultito asqueroso que babea y pone los ojos en negro cuando habla a través de ella. Las manos atrofiadas del engendro son dos bultos quitinosos purulentos. Ella hace estremecer al más valiente cuando es él. Él es malvado y ella es tan pura… ¡Joder, si hasta puedo ver el tráiler! Casi no hace falta que termine la novela. Verónica, a veces por desgracia todos somos tú, todos somos lo peor y no actuamos como deberíamos.

Antes de ir a trabajar, cuando estoy solo en casa, veo Apocalipse Now y cosas por el estilo. Procuro descender un poco cada día al negror del ser humano, a todo ese egoísmo, toda esa desesperación… para que no me pille desprevenido. La maldad está ahí fuera, a la vuelta de la esquina, todos esos mezquinos acechándonos con sus miserias y su mierda.

herpes4El momento culmen de Verónica y medio es cuando, casi al final, el chico que se enamora de ella le hace el amor sabiendo que ha sido poseída por su execrable gemelo. Los ojos de ella son los de ese repugnante ser que, sin embargo, resulta crucial para darle sentido a la historia. El amante de Verónica está dispuesto a todo para tenerla, y la posee sabiendo que en realidad se está follando a su horrible huésped. Una gran prueba de su amor. Porque él le habla a través de ella mientras la penetra. Porque el enamorado acabará amando a los dos a la vez si es preciso.

Cuando tienes herpes genital cosas como el referéndum de Cataluña, cómo quedó el Dépor o la economía mundial te importan bastante poco. Imagino que a los enfermos de cáncer debe de ocurrirles algo parecido pero a lo bestia. A mi suegro, que se está muriendo en un hospital de Buenos Aires, debe de importarle una puta mierda si el referéndum es legal o no o el peinado de Puigdemont. Aunque lo mejor de este asunto de Cataluña son todos esos nostálgicos deseosos de que estalle otra hermosa guerra civil.

Llegué tarde a Nirvana, como llego a casi todo. Pero recuerdo perfectamente aquel día cuando mi hermano entró en casa diciendo que Kurt Cobain se había suicidado. Mi hermano siempre va por delante en todo. A partir de ahí comencé a prestar mucha más atención a esta banda, un huracán de lirismo todavía no superado por nadie. Tras los discos pasé a los libros y me maravillé con el carácter inconformista de Cobain, a la búsqueda, por lo menos, de alguna pequeña respuesta, buscando algo de sentido en esta locura. Hoy es triste ver a exfans de Nirvana yendo a conciertos de Sidonie. Resulta patético ver a Dave Grohl haciendo el payaso en el escenario y a todas esas quinceañeras hijas de reputados abogados con camisetas de Nirvana.


Odio viajar. Se me hace un nudo en el estómago. Pienso que habrá golpes de Estado en los países a los que viaje. Pienso que vendrán los locos del Isis a detener nuestro avión a la llegada al aeorpuerto y que nos cortarán la cabeza a todos. Solo viajaría a los confines del universo, pero no se puede aún. Además, todas las personas que conozco que viajan mucho son rematadamente imbéciles.

herpes3Cuando escucho a esos coachs o a esos influencers decir que las vidas de la plebe sin emociones no tienen sentido me gustaría verlos intentando llegar a fin de mes con mil doscientos euros, una hipoteca y un hijo en edad escolar. Si eso no es salir del área de confort pueden venir uno por uno a comerme los cojones. Me encantaría vivir sus vidas llenas de emociones y pasión, lo que ocurre es que yo tengo que pagar la luz y el agua… y sus viajes turísticos a Nepal me los paso por el culo.

Siempre he sido bastante guapo. Tengo un rostro armónico y un cuerpo proporcionado y moldeado por el deporte. La naturaleza me ha dado piernas y brazos fuertes y musculosos. A pesar de mi escasa talla siempre he sido un hombre atractivo. Pero ahora, en mi madurez, a punto de cumplir los cuarenta, soy gordo por convicción. No pisaré un gimnasio en mi vida nunca más. Desconfío de esas personas tan saludables que se cuidan tanto y que parecen olvidar que van a morir y a ser devoradas por los gusanos. Recuerdo esa poesía de Baudelaire, A una carroña. Tendrían que leerla, los muy retrasados.


Salgo de mi zona de confort todos los putos días. Cada día que salgo de casa sin saber si conservaré mi empleo. Pero al final pongo añgún disco de Prince o de los Cramps o de Little Richard y
todo
cobra
sentido.

Mi hijo me dice: "Papá, tú estás muerto". A lo mejor tiene razón.

lanochemasoscura