benny
  • Home
  • Noctámbulos
  • Benny del Paso
  • No te miento si no me lo pides

Zimbabwe

zimbabwe1

Es domingo. Inusitado el encuentro con hombres en monos trabajando con alegría y celebrando una caída. Sudáfrica alberga una de las comunidades más numerosas de ciudadanos de la antigua Rhodesia. En los años 80, primero llegaron zimbabwenses de origen europeo, huyendo de la declaración de independencia y el primer gobierno nativo. La entrada del siglo XX forzó a miles de zimbabwenses a cruzar la frontera del vecino país sudafricano, buscando trabajo para alimentar a las familias dejadas en su tierra. Por las calles del país sudafricano es fácil toparse con ciudadanos del país vecino. Más de dos millones residen y trabajan aquí. Este domingo, un acto militar a unido a todos ellos en la fiesta de la esperanza. Volver a tener una posibilidad de construir una vida digna en las tierras de sus ancestros.  Nos llegan imágenes de hombres y mujeres de todas las generaciones en las calles de Harare, capital de Zimbabwe, alzando sus brazos en agradecimiento al acto militar que ha desembocado en la caída de uno de los líderes africanos más longevos en el poder. Robert Mugabe. Agradecen su salvación a los militares. Los mismos que han saqueado las cuentas bancarias y las tierras de este país, y que, sólo tres meses antes, infligían sin resquemor represiones violentas a los que osaban levantarse contra el régimen.

Mugabe se va. No por la puerta principal sino por la puerta de atrás. La ambición de un hombre de los tiempos de la descolonización ha errado en su estrategia de salida. Aquella que le permitiese mantener los honores y las riquezas atesoradas durante los 37 años de reinado dentro del partido que le catapultó como héroe nacional, el ZANU-PF. El mismo partido que lo encumbró presidente de gobierno y le permitió aparecer con feroces colmillos dictatoriales con los que atemorizar a su pueblo.

La esperanza es un estado de ánimo que nos controla, a veces, y no nos deja ver con claridad lo que estamos presenciando. Mugabe es un viejo de 93 años. El cansancio y el hastío, acompañado con un ego que ha escalado exponencialmente con la ayuda de un grupo de aduladores que se han beneficiado de estar cerca del líder, han podido con el líder del movimiento de liberación zimbabwense. Su mujer y una facción dentro zimbabwe2del partido conocidos como los G40, número relativo a la edad de sus miembros a pesar de que algunas de sus estrellas andan por la cincuentena, han forzado la maquina en el tiempo y lugar inapropiado.

Zimbabwe ha sucumbido a un golpe de facción partidista. El camino de la sucesión de líderes longevos de partidos únicos es siempre difícil, sin la presencia de brillantes estrategas del complot y de las alianzas. Imprescindibles para triunfar. Siempre hay una facción que pierde y una facción que vence en estos procesos. Pero siempre pierde el pueblo al que someten a una vida mísera y violenta. El partido sobrevive y el régimen se perpetua si sus facciones juegan bien sus cartas. Una generación de jóvenes, que han conseguido ganarse la simpatía y el apoyo incondicional de la primera dama, Grace, ha estado jugando en contra de la antigua oligarquía militar, veteranos de la guerra de independencia que lucharon junto y por Robert Mugabe. El botín, un país que fue la envidia y modelo económico del continente hasta que una expropiación de tierras forzosas llevó al país a una deterioración y devastación financiera y económica. Sus gobernantes, y el partido que los sustenta, han saqueado la riqueza del granero de África, como era conocido el país en los tiempos dorados de su economía.

La miseria a la que han sido condenados los ciudadanos de este país fue contagiosa. Mugabe se convirtió en la sombra oscura de lo que fue. Su familia en avariciosos, caprichosos personajes que han dado cancha a todo tipo de noticias de color negro. Lujo, sexo y muerte. Los hijos y la mujer de Bob son temidos por sus excesos en hoteles, restaurantes, y tiendas en los países vecinos. En el último viaje de Grace a Sudáfrica, la primera dama de Zimbabwe tuvo que ser rescatada y protegida con su inmunidad diplomática para no tener que hacer frente a los jueces sudafricanos tras la denuncia de agresión de una modelo que se encontraba en la habitación de hotel de su hijo. La chica acabó en el hospital tras un breve encuentro con Grace y sus guardaespaldas.

Excesos de la familia del hombre que fue amado por sus conciudadanos y acabó convertido en la causa de todas las agonías de su pueblo. El mismo que hoy celebra con júbilo su caída con la esperanza de una futura vida mejor. La maquinaria de propaganda funciona bien. Pero la realidad puede ser otra. En los procesos de sucesión de líderes africanos en regímenes de partido único, una salida pacífica y silenciosa es una anomalía. Estos últimos años hemos visto caer a Gadafi, a Dos Santos y ahora a Mugabe. Héroes de la descolonización africana que han salido por la puerta de atrás. Perdiendo, unos la vida, otros todos los honores y riquezas atesoradas durante años de expolio nacional. Es el cambio de era. Los longevos gobernantes que se resisten a renunciar al poder son forzados a abandonarlo por facciones que luchan en guerras internas de partido. Mientras que los regímenes autoritarios que han sustentado a esos líderes en el poder, apoyándose en facciones ganadoras dentro del partido, perpetúan su sistemas de gobierno en sus países. Está vez, Mugabe ha errado en la elección del caballo ganador.

El movimiento de jaque que ejecutó con la sustitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa por un joven de la facción de los G40, fue rentabilizado por la facción de los barones veteranos del partido para asestar un jaque mate a Mugabe. Mnangagwa levanto el puño del ejercito. El golpe de efecto, movilizando al ejercito por las calles de la capital, la detención dezimbabwe3 varios ministros de la facción del G40, así como la invitación al presidente y su mujer a no abandonar su palacete presidencial, ha sido suficiente para hacer entender al viejo veterano que su reino ha terminado y es el momento de volver a las barracas.

Todo ello ha sido posible con cierta tranquilidad social gracias al apoyo de los partidos de la oposición y asociaciones civiles. Las manifestaciones ciudadanas han sido animadas por los partidos en la oposición y activistas sociales que han respaldado este golpe de facción del partido ZANU-PF. ¿Cómo?. Los partidos de la oposición fueron cooptados por el régimen tras la aplicación de la estrategia política diseñada por el Mugabe de 2007. Su inclusión en el Gobierno fue un acto brillante del gran estratega de partido, Bob, para paliar su efecto en la movilización social, y en el rechazo del régimen por los países vecinos.

Las artimañas políticas de Bob han cimentado el camino por el que los militares han llegado al patíbulo de su ejecución política, sin oposición y crítica alguna. Victoria. El líder de los insurrectos, Mnangagwa, ha estado al lado de Bob desde los años de la independencia de Zimbabwe, en abril de 1980. Y allí se quedó hasta el día de hoy, siempre a la sombra del gran estratega. Temido por el grupo étnico Ndebele. Director de orquesta de la masacre de esa comunidad en los primeros años del gobierno de Mugabe. Viejo veterano de guerra de la independencia que comparte con Mugabe la misma urticaria por los sistemas democráticos, donde es necesario ejercitar la transparencia y rendir cuentas a los electores, los jueces, y los legisladores. Un hombre de continuidad que ha asestado un golpe de efecto para perpetuar el poder del partido y sus vasallos en el país. Ese mismo hombre, hoy es la esperanza de Zimbabwe.


Sexyboy

sexyboy1

Un altercado entre bandas criminales en la zona de carga y descarga de pasajeros del aeropuerto de Ciudad del Cabo, ha provocado un tsunami en las cloacas políticas sudafricanas. El gobierno nacional del estado sudafricano, descentralizado territorialmente, está calculando los números del montante de divisas que entran por este aeropuerto. Mientras el gobierno regional del Cabo Occidental suplica una acción coordinada entre administraciones, y apoyo militar, para hacer frente al desenfreno criminal que está azotando la ciudad madre, como la apodan, que alberga una de las maravillas del mundo, Table Mountain.

sexyboy2Una parte de gansterismo está midiendo la fuerza de sus organizaciones. Nuevos personajes quieren hacer caja en el negocio de la seguridad privada de los clubs de noche. No sólo de alterne. En Sudáfrica, la seguridad privada es uno de los negocios más potentes y rentables. Y para aquellos que se embarcan en una aventura hostelera nocturna, la seguridad de sus locales es indispensable para llenarlos. Los clientes necesitan creer que sus carteras y caras están a salvo del golpe. Los empresarios tienen que desembolsar cada mes importantes cantidades de dinero en seguridad privada. Hay que parecer un lugar seguro. Entradas al recinto protegidas con porteros fijos y asistencia armada. El alto índice de corrupción dentro de la policía ayuda a que este sector esté controlado, en su totalidad, por bandas del crimen que hacen circular el tráfico de drogas y prostitución por la noche de Ciudad del Cabo. El negocio no sigue las reglas de mercado libre. La clandestinidad impone un monopolio, y la muerte es el precio a pagar por osar pedir un trozo del pastel.

La ráfaga de disparos no impidieron que Jerome Booysen, alias Donkie (burro), perdiera fuerza y desvaneciera en el asfalto del parking reservado para bajar y subir pasajeros del aeropuerto internacional. El hombre corpulento se mantuvo en pie en la huida, para sucumbir en las escaleras eléctricas de acceso a facturación. Una escapada que dejó atrás otro cuerpo en el asfalto, un desconocido en el sitio y hora equivocadas. El jefe de la banda de los chicos sexis ha modelado su cuerpo a golpe de pesas. Tiene mucho que agradecer a las horas de gimnasio y a una buena constitución genética. Las cuatro balas que entraron en el cuerpo de Donkie no fueron suficientes para matarlo. Su tercer intento de aniquilamiento en lo que vamos de año. Las balas repelen al jefe de una de las bandas criminales más notorias de la ciudad.

sexyboy3Los chicos sexis están siendo golpeados por una guerra interna entre las bandas de los Números. Conocidos por controlar las entrañas de más del 90% de las cárceles sudafricana y gestionar el tráfico de drogas y prostitución en las ciudades sudafricanas más importantes. Los 26s, los 27s, y los 28s están en pleno proceso de demostrar quién tiene más músculos en las calles. Los chicos sexis se han decantado por dos de ellos, los 26s y los  27s. Una estela de sangre sigue dibujándose desde inicios de año. El gansterismo se ha llevado por delante a jóvenes que nacen y crecen en los suburbios de las ciudades. Pero ahora lo hacen sin importarles el lugar y la hora. Un error. El pasado mes de abril ejecutaron un tiroteo en uno de los bares nocturnos más cool de la ciudad, en el barrio más lujoso, lugar de alterne del príncipe británico Harry cuando visita la ciudad madre. Una vez más, una desconocida en el sitio y hora equivocada fue víctima de la incursión armada de las bandas en el Café Caprice en Camps Bay.

Cuatro días antes de que el cuerpo del chico sexi yaciera en las escalinatas del hall del aeropuerto, Donovan Jacobs, jefecillo de los 28s, fue abatido a tiros en un bar de salsa, muy popular entre los estudiantes sudafricanos de alta alcurnia, en la ciudad universitaria cuna de los populares vinos del Cabo, Stellenbosch. No cayo solo, otra desconocida estaba en el sitio y hora equivocada. Booysen sigue vivo. Un día después del tiroteo en el aeropuerto, se ejecutó otro intento de aniquilarlo en el hospital público que le atiende de las heridas de las cuatro balas. Esta vez, las balas no llegaron a colarse en la habitación del paciente. El cuarto y sigue respirando.

sexyboy4El negocio de la seguridad privada que tiene en jaque a las fuerzas de seguridad regionales y nacionales en el país, puede pender de un hilo. Los desmanes de las bandas de los Números han llegado demasiado lejos. El aeropuerto de la ciudad es el segundo más importante del país, tras Johannesburgo, y el tercero del continente africano tras el Cairo. Es la principal entrada de turistas al país. Y estamos a las puertas de la temporada de vacaciones veraniegas. Hay que darle a la calculadora.

Tiempos propicios para la bienvenida de nuevos personajes en el salón de la noche. El cultivo de las buenas relaciones con las fuerzas de seguridad, el mantener las formas y las balas en la periferia empobrecida de las ciudades, son elementos imprescindibles para mantenerse en el negocio de la noche por una larga temporada. Nafiz Modack, se presenta como asesor de seguridad, alardea de controlar el 95% de la seguridad privada de la hostelería nocturna de Ciudad del Cabo, y sueña con repetir este éxito en su expansión empresarial en Johannesburgo. Joven que alterna con comisarios de policía y que no gusta aparecer en entrevistas y fotos. Que siempre abandona su casa acompañado de 20 guardaespaldas y viaja en un coche Hammer antibalas. Es joven y sexi. Nuevos aires en la vida nocturna del Cabo.


Septiembre

septiembre1

Septiembre, además de dar entrada a la primavera austral, es el mes para recordar al héroe del movimiento de la conciencia negra. Steve Biko. El aniversario de su asesinato, por las fuerzas de seguridad del Apartheid, se sigue invocando cada año, y nos anuncia que pronto estaremos celebrando el día del patrimonio nacional. Tras un año tempestivo por movilizaciones estudiantiles (capitaneadas por el movimiento Rhodes must fall) exigiendo una educación terciaria gratuita y la descolonización de la educación, se ha regenerado un debate alrededor de lo que significa ser negro. Ser estudiante negro en Sudáfrica, hoy. Se ha vuelto a recuperar eslóganes olvidados del movimiento fundado por Biko. “La arma más potente en manos del opresor es la mente del oprimido”. El hombre que no pudo sobrevivir a una larga sesión de tortura por haber identificado la herida mortal del sistema apartheid en la mente del hombre negro, sigue vivo en la mente del colonizado. “Ser negro no es asunto de pigmentación, ser negro es un reflejo de una actitud mental”.

septiembre2El actual movimiento de estudiantes ha desempolvado una realidad que se desatiende y esconde en el cajón de los desastres. La descolonización de la educación. Seminarios, conferencias diseminados por el país, han estado dando cabida a revaluar el sistema educativo sudafricano y su programa de estudios. Primer paso para que algún partido político, de nueva generación, haga suyo el mensaje y la reivindicación, y salte a los foros políticos el estado de la educación sudafricana.

El pasado colonial ha reducido la educación en el continente a un instrumento de comunicación entre el colonizador y el colonizado. A pesar de los intentos, tras la independencia colonial, para revertirlo, vestigios “postcolonización” en la educación contemporánea permanecen, y perpetúan un mito de inferioridad del saber indígena y sus métodos. La educación colonial ha coloreado el pensamiento africano indígena, clasificándolo como pre-lógico y pre-crítico, desatendiendo el hecho de que la diferencia no siempre sugiere inferioridad.

La idea de “África” no puede divorciarse de la ideología que condujo la colonización. La distinción entre el civilizado y el incivilizado. Esta ideología sigue impregnando la actual relación entre África y el resto del mundo, las estructuras de poder, la política, el lenguaje y el conocimiento. El trabajo y las propuestas pedagógicas de Paulo Freire, educador brasileño, resuenan de nuevo algunos países africanos. Entre las propuestas diseñadas por el brasileño, una resuena con fuerza de nuevo. El oprimido tiene que revelar por sí mismo el mundo de la opresión. Y esto sólo puede hacerse desde un diálogo entre iguales.

Apierre Forcin, un administrador colonial francés, escribió que para mantener la lealtad continuada de las colonias, era esencial que los colonos “permanecieran franceses en la lengua, el pensamiento, y en espíritu”. Y así estamos. Si movemos el radar de detección de disparidades en el continente, detectamos como la educación se insseptiembre3truye en inglés, francés, portugués y español. Esas son las lenguas de instrucción y comunicación nacional. En la oscuridad de las profundas cavernas se ha enterrado a la mayoría de las lenguas y costumbres africanas. Lenguas que alimentan la cosmovisión del pueblo.

Todavía hoy, las lenguas habladas indígenas están prohibidas en la mayoría de las escuelas del continente africano. Muchos de los libros escolares son importados o escritos en una de las lenguas europeas. Los exámenes que valoran el nivel de conocimiento de los alumnos se realizan en la lengua de los antiguos colonizadores. Un estudiante, perfectamente hábil en contar en su propia lengua, es examinado con una lengua con la que está poco familiarizado. Resultado, una nota baja en aritmética. “Si hablas a un hombre con una lengua que entiende, el mensaje llega a su cabeza, si le hablas en su lengua llega a su corazón”. Para que la educación sea un instrumento útil para el desarrollo individual y nacional, tiene que viajar al corazón. Sólo así no pierde su fuerza de transformación.

Cerramos el noticiario con la noticia peculiar de la semana, el aniversario de Katrina Esau. 84 años. No sabe escribir ni leer en la lengua que habla, Njuu. Una lengua con 25.000 años de historia. Una lengua sólo hablada por cuatro personas vivas de etnia San. Katrina, celebra su 84 años contando su historia entre sonidos clics.


Más artículos...

lanochemasoscura