benny
  • Home
  • Noctámbulos
  • Benny del Paso
  • No te miento si no me lo pides

Femenino

femenino1

Agosto tiene cara de mujer. En pleno invierno austral, Sudáfrica encomienda este mes a las cosas de mujer. Una mujer enferma. Conferencias, seminarios, discursos para diagnosticar la actual situación de la mujer africana a nivel nacional, regional y continental. Como colofón se ha celebrado una conferencia internacional sobre la mujer en África en el parlamento sudafricano. Diputadas de parlamentos africanos, representantes de la sociedad civil y de organizaciones internacionales, han dedicado dos días a hablar de la enferma. Nada nuevo hoy y en el horizonte. Presentaciones con y sin diapositivas, verborrea a raudales sobre la diagnosis de la enferma. Por que la mujer africana sigue enferma. Enferma de una sociedad patriarcal, donde el chief tribal, el padre, el marido y el hijo la mantienen en un ostracismo social, económico y político. Las diagnosis se han ido sucediendo desde hace decenas de años. Y así andamos. Estancados en el estadio del diagnóstico y propuesta terapéutica.

femenino3Hace ya casi cuatro décadas, las Naciones Unidas se enroló en un programa mundial para reivindicar a la mujer en el mundo. En los años 80, congresos, conferencias se diseminaron por el globo para reunir a feministas de occidente y oriente, del mundo rico y del mundo pobre. En esos años, los movimientos de liberalización colonial estaban en pleno auge. Activistas africanos, asiáticas, europeas, norteamericanas se enrocaban en debates interminables sobre la mujer y su emancipación. Por primera vez se encontraron cara a cara feministas occidentales y sus contrapartes del tercer mundo. La extensión del sistema de patriarcado en el mundo, había alienado a las mujeres del movimiento feminismo occidental. Fueron tiempos de conflicto entre dos visiones del movimiento de la mujer. El occidental y el del resto del mundo.

Fueron mujeres africanas las que alzaron su voz contra la cosmovisión desde el mundo occidental, que pedía un espíritu de ruptura total con las tradiciones y su derecho consuetudinario que imponían un papel de sumisión a la mujer en la sociedad, la economía y la política. En esos tiempos, activistas sudafricanas como Ruth Mompati, una leyenda de la lucha contra el apartheid, arremetió contra sus contrapartes europeas y norteamericanas con un “cómo las mujeres sudafricanas podemos hablar sobre igualdad si todavía no somos reconocidas como seres humanos”. Eran los años 80 y la lucha era la descolonización.

femenino4Conflictos sobre prioridades protagonizaron la conferencia de Copenhaguen en 1980, cuando participantes del mundo occidental, insistieron en tratar la mutilación genital de la mujer como el tema más urgente para las hermanas africanas. Las mujeres africanas, apoyadas por la mayoría de las mujeres no occidentales, expresaron su indignación sobre la condescendencia de las feministas occidentales. Éstas contraatacaron acusando a sus contrapartes africanas de conservadoras reaccionarias, por no respaldar la inmediata prohibición a escala mundial de la  clitodirectomía. La insistencia del mundo no rico de hablar sobre el racismo, el apartheid, el colonialismo y los movimientos de liberalización enfurecieron a las feministas occidentales que reaccionaron acusándolas de “traicionar la causa de la mujer”. Ruth Mompati insistió que era imposible hablar sobre mejorar las condiciones laborales de las mujeres y su derecho a la educación secundaria, cunado no existían los requerimientos básicos para que esos derechos se implementaran.

Las representantes de las mujeres del mundo no occidental ganaron la batalla dialéctica y las resoluciones de la Década de la mujer de  las Naciones Unidas se centraron en la emancipación política. Las activistas africanas siguieron, rigurosamente y con éxito, esas resoluciones. El mensaje principal, aumentar el rol de las mujeres en el proceso de decisión y de poder político, reflejaba sus principales aspiraciones.

Llegaron los buenos tiempos. La última década del siglo XX se convirtió en la fiesta del triunfo para los movimientos de liberalización en África. Un gran número de países han instituido cuotas y políticas de acción afirmativa para permitir a las mujeres entrar en el proceso de decisión en grandes números. Los parlamentos nacionales, regionales, gobiernos y consejos municipales están abiertos a la mujer. Sudáfrica se ha convertido en el alumno aventajado. La entrada de las mujeres en el proceso de decisión legislativo y ejecutivo es uno de los más altos en el mundo. A pesar del éxito de las mujeres políticas sudafricanas, el  tradicionalismo, que somete moralmente y legalmente a la mujer, ha aumentado sobre el terreno. Las tensiones entre mujeres en política y mujeres en el activismo socio-económico, que se remontan a los años 70 y 80, está más vivo que nunca. Las mujeres fueron capaces de entrar en política respetando los parámetros establecidos por los hombres y bajo acuerdos patriarcales. El resultado fue su cooptación.

femenino2Las calles africanas siguen llenas de mujeres, la economía informal sigue protagonizada por mujeres. Son las vendedoras de la vida. La estadísticas de violencia de género siguen llenas de nombres de mujeres. Asesinadas y violadas. El hombre educado en un sistema de valores patriarcal sigue manteniendo el bastón de mando. Manda y la mujer obedece. A quien se escapa se castiga severamente. La precariedad laboral, la violencia de género, el número de embarazos de adolescentes en Sudáfrica ha aumentado exponencialmente. Las leyes consuetudinarias, ancladas en un sistema de valores patriarcal, se han incluido en la jurisdicción democrática sudafricana. Tras treinta años de democracia, es legal pagar Lobola, en especies o en dinero, al padre de la novia. Es legal la poligamia masculina. El jefe de estado del país posee cuatro mujeres y fue acusado por violación a una mujer que no pudo demostrar ante el tribunal su verdad.

Las que hablan en su nombre las han abandonado. Las mujeres que lideraron los movimientos de liberalización en los 80 llegaron al poder, llenaron parlamentos, llenaron ministerios, ratificaron constituciones que incluían la paridad de género. Y se olvidaron de ellas. El diagnóstico está hecho, las terapias se han diseñado, no su implementación. La enferma se muere. Sola. Una jurista namibia, clausura el mes de la mujer con un llamamiento a revivir la solidaridad y colaboración que existía durante la lucha de liberalización entre los movimientos de liberalización. Cuando la mujer africana fue arrinconada a la sombra de prioridades más importantes, la liberalización colonial. Y sigue ahí.


Sagas

sagas1

“Queremos anunciar un completa e inequívoca disculpa a todo el mundo afectado”. Brell Pottinger twit. Disculpa pública a los sudafricanos de una de las firmas británicas de relaciones públicas más cortejadas por dictadores. Qué ha podido pasar para que una empresa que vende renovar imágenes públicas tenga que salir al paso con una disculpa abierta, a todos, en su cuenta de twitter. Cuál ha sido el error que ha forzado a sus ejecutivos a cantar mea culpas por platos de telenoticias británicos. Por qué. Hay que salvar una imagen. Una reputación forjada en el arte de la manipulación encubierta. El éxito en negocios como el de Bell Pottinger se traduce en renovar imágenes erosionadas. Y en el arte de la manipulación todo puede convertirse en un instrumento al servicio de un fin.

En este negocio de las relaciones públicas, el objetivo es vender un reflejo no real de un personaje, de una empresa, de un gobierno, de lo que sea que pueda pagar la alta factura. Sin que seamos conscientes de ello. Importante en este arte es que el engaño no sea desvelado. El diseño de una campaña en las redes sociales ha estallado por los aires tras mostrar sus entrañas, después de la revelación pública de documentos filtrados por alguien muy cabreado o con ganas de golpear en la entrepierna. Un torrente de documentos y correos electrónicos están sacudiendo la vida política sudafricana. Conocido con el nombre de otra saga, ésta familiar, sagas2los Guptas. Los archivos de Guptaleaks ponen nombres, fechas a las relaciones beneficiosas de unos hermanos de origen indio con el Oresidente sudafricano, Jacob Zuma, y su equipo de gobierno. Denuncias de nepotismo, captación del ejecutivo por la familia india que aterrizó en Sudáfrica en 1993. Los tentáculos de sus negocios están socavando la credibilidad y honorabilidad del movimiento de liberación del ANC. Un culebrón que si no fuera por las cantidades malversadas de dinero público sería un gran éxito comercial en las mañanas de la televisión pública sudafricana

El mundo del marketing público se mueve a la par que la revolución tecnológica y las redes sociales. Los más avispados saben hacer uso de las nuevas tecnologías que nos interconectan en miles de redes sociales. La inmediatez de la recepción y la potencia de emisión del mensaje, unido al descalabro del periodismo de investigación y triunfo de los departamentos de comunicación, hace que la manipulación de hechos, conceptos, ideas, sea tan potente que Goebbels hubiera sido el rey midas en el reino de las relaciones públicas. Campañas para controlar el mensaje y sus canales de transmisión. Viejos y nuevos.

Y entre tanto drama y tragedia, un nuevo elemento hace acto de presencia entre los documentos filtrados, calentando el ambiente invernal del hemisferio austral. La firma de relaciones públicas, Bell Pottinger, diseñó una campaña de imagen en las redes sociales para la empresa Oakbay de propiedad Gupta. En el uso de todos medios se ha exacerbado las altas tensiones raciales que cohabitan en el país. En la carrera para controlar la imagen pública de su cliente, la firma inglesa multiplicó las cuentas de twiter falsas, se cocinaron hashtags, y todo lo que fuese necesario para limpiar el traje del emperador. Se atacaron a personalidades públicas, periodistas, políticos, ministros, que osaban denunciar la insalubridad de las relaciones entre la saga Gupta y la saga Zuma. A la llamada del enemigo a abatir con un arma hashtag, monopolio capitalista blanco#, miles de usuarios de redes sociales han sido abocados a caer en el pozo de la manipulación de la firma inglesa.

Las críticas se han desencadenado por identificar esa campaña con un intento de desviar la atención sobre las alegaciones de corrupción alrededor del Presidente y su familia, otra incipiente saga familiar. El objetivo era presentar a los oponentes del Presidente Zuma y de los Guptas como agentes del monopolio capitalista blanco. Y en el proceso de puesta en marcha de la campaña de marketing, diseñada por la firma de relaciones públicas británica, se han producido profundas cicatrices en el tejido social del país. Entre los correos y documentos publicados, se menciona la negociación de la cuenta de Bell Pottinger por el hijo del Presidente, Duduzane, ejecutivo de Oakbay. Sagas.

sagas3Y de esta manera se nos ha desvelado como se diseña una campaña Bell Pottinger. Reuniones entre socios de la firma inglesa y el hijo de Zuma, nos muestran como es el arte de la manipulación. A las demandas del cliente sudafricano de ensalzar la idea de EmancipaciónEconómica# con un discurso que “atrape la atención de la población de base que pueda identificarse con ello”. Finalmente se da forma a una creativa fabulación monopolio capitalista blanco#, que fue posteriormente identificado por el Presidente como el agente detrás de las peticiones de su dimisión. Jacob Zuma no sólo ha recurrido a la fabulación made by Bell Pottinger, sino que ha prometido acabar con el monopolio blanco de la propiedad de tierra y los negocios en Sudáfrica. Era necesario que los esbirros del Presidente siguieran la estela orquestada por la firma de relaciones públicas, y así fue. Miembros del Gobierno y líderes del partido gubernamental han repetido la fabulación hasta creer en ella. En un país que sigue luchando por acabar con la desigualdad racial económica y social, exaltaciones que ahondan más en las diferencias y discriminación racial, son muy peligrosas. Algunos ataques físicos a periodistas, políticos que denuncian las conexiones corruptas entre el Gobierno y la familia Gupta, han sido ejecutados por grupos extremistas que acusan de “racistas disfrazados de periodistas en defensa del monopolio de capital blanco”.

Bell Pottinger, una consagrada empresa con una estelar cartera de clientes, la señora de Al-Assad, Oscar Pistorius tras su imputación, F.W. de Klerk, el dictador Bieloruso Alexander Lukashenko, los Gobiernos de Bahrain y Egipto, y el sindicato Gupta, despidió fulminantemente a uno de sus empleados y suspendió a otros tres. La dirección de Bell Pottinger no sabía lo que sus empleados estaban haciendo, así lo explicó uno de sus ejecutivos jefes, James Henderson: “Ha existido una campaña en los medios sociales que resalta el tema de la emancipación económica de una manera que ahora que lo hemos visto, consideramos inapropiado y ofensivo. La dirección ha sido engañada sobre lo que se ha hecho”. La mano izquierda no sabe lo que la mano derecha hace. El emperador está desnudo.

Huellas

huellas1

En una de mis visitas a la comisaría de la policía nacional sudafricana, me he topado con un panfleto publicitario dejado en todas las ventanillas de asistencia ciudadana en el centro. Junto a los formularios oficiales, junto a la ventanilla de pago de la comisaría, me topo con un montoncito de panfletos con un sugerente grafismo. La figura de un hombre con traje y maletín encadenado por su pie a una bola de acero. Y el mensaje de llamada: el pasado te acecha. Resuena en mi cabeza, a quién no. La idea golpea mi presente con leyendas del pasado. Una multa de velocidad del coche que ya no poseo, recibos de la seguridad social de empresas que ya no existen, malhumorados vecinos de una comunidad a la que ya no perteneces, un golpe hormonal adolescente al policía de turno. Tengo un pasado, y el panfleto me habla a mi. Lo leo.

Elimina tus antecedentes penales con una empresa líder en limpieza de historiales delictivos en Sudáfrica. Con el precio más barato del mercado, 150 euros. Un porcentaje de éxito del 99,95%. Garantía de devolución del 100% del dinero. 105% garantizado del precio más barato. Y actualizaciones a tiempo real online. 2000 antecedentes limpiados. Toma. Impresionante presentación. El nombre de la firma de abogados encaja con el servicio estrella del bufete: huellas2Empezar de cero. La función de un folleto publicitario es llamar la atención del potencial cliente, y abrir lo suficientemente su apetito de curiosidad como para que le sea imposible no agarrar el trozo de papel y guardarlo en su bolsillo. Estamos en la comisaría de la policía nacional, mi mano alcanza unos cuantos folletos firmemente, para que no se deslicen por mis dedos y acaben llamando la atención de los que están a mi alrededor. No quiero que el oficial de las fuerzas de seguridad sudafricana identifique mi interés por el servicio de limpieza de antecedentes penales. Lo tengo.

Cuando estoy solo, puedo recrearme en la lectura de la descripción de los servicios privados que se ofrecen en las instancias policiales. Cancelación de antecedentes penales, de delitos y faltas, admisión de culpabilidad investigación, eliminación de casos en espera de juicio. Tu vida puede torcerse en un instante por algo a lo que no das importancia cuando acontece. No recoger una multa de velocidad y evitar su pago puede convertirse en un problema en el futuro. Una oferta laboral puede torcerse por un antecedente de culpabilidad tan simple como la firma de conformidad en una infracción de tráfico. Estar en la lista de registrados de delitos menores o de menor gravedad en Sudáfrica es un problema.

En el debate sobre la reinserción de criminales, los sudafricanos se mueven entre defensores de la sociedad con una responsabilidad en hacer todo lo que se pueda para promover la reintegración de los delincuentes, entre ellos se encuentra el actual ministro de justicia “reintegración es uno de los principales valores de la justicia reparadora, comprometida con la afirmación de la dignidad humana y su valor, ofreciendo huellas3asistencia material y proveyendo dirección espiritual y moral”. Y para los que piensan que este discurso esconde la voluntad laxa del gobierno a la hora de combatir los altos índices de criminalidad en el territorio. Un antecedente penal es uno de las consecuencias inherentes más importantes que el sistema te impone y que muy a menudo tiene efectos muy a largo plazo. Incluso provocando la desproporción entre el castigo y el crimen perpetrado.

Sudáfrica sólo abre la puerta a la cancelación de los antecedentes penales a los delitos menores y crímenes no violentos, con penas menores a los seis meses de cárcel o al pago de fianza inferior a 1800 euros. Transcurridos diez años desde el cumplimiento de la condena y no ser reincidente durante ese periodo, se puede solicitar al departamento de justicia la cancelación de los antecedentes penales. Un requisito que abre la puerta a los emprendedores, abogados que buscan rentabilizar un desajuste burocrático.

Si comparamos con el código penal español, el sistema judicial sudafricano es austero en su concepción de reinserción social del delincuente. Sólo tiene que pasar dos años, sin reincidencia, desde la finalización de la condena para pedir la cancelación de penales en España, en delitos con penas de menos de 12 meses de cárcel. En los casos de penas graves, el tiempo aumenta a los diez años tras la condena. Sudáfrica siente resquemor y desapego hacia las políticas de reinserción social de los delincuentes. huellas4La constitución reconoce la justicia reparadora del criminal, pero el temor y la furia contra el criminal puede más en la psiquis de la mayoría de los sudafricanos. No ayuda el alto porcentaje de reincidencia criminal registrado en el sistema criminal de justicia sudafricano, aunque no exclusivo de este país. El número de crímenes registrados por la policía sudafricana el año pasado fueron casi dos millones cuatrocientos. El negocio es atractivo.

España no le sigue desde muy atrás. El año pasado se registraron casi dos millones cien de delitos en el territorio español. Entre los nuevos requisitos, muy populares, para ser seleccionado a entrar en el bombo de las ofertas laborales está el certificado de penales. Para ser apto para trabajar de reponedor o cajero en una de las muchas multinacionales textiles españolas nos piden estar limpio de penales. Marco el número de Empezar de cero.


lanochemasoscura