daniel
  • Home
  • Noctámbulos
  • Daniel Prieto
  • Descorazonadas

Jesucristo, pase de mí ese coño

jesucristo11

La cuatra de febrera de la aña 4025 de La Diosa dejaron de nacer hembros de forma definitiva. La Vulva decretó, por unanimidad de La Mesa matriarcal, el cese definitivo de la producción de esas formas de vida menores, por el engrandecimiento y la gloria de la Femeneidad en su camino incesante hacia la perfección absoluta y vaginal, más allá de todo género. Palabra de La Diosa madre, amén.

jesucristo2Durante milenios, las seras humanas nos vimos en la obligación de compartir espacio con los hembros y su pútrido legado. Sufrimos su lascivia, su violencia y odio atávicos. Hubo un tiempo en que nosostras follábamos los coñitos de los hembros con nuestros penes. Pero eso ha quedado atrás. A partir de hoy quedan definitivamente exterminados. Hoy la madre Tierra queda libre del rastro de esos infraseres. Las hombras nos enorgullecemos de haber vencido, de forma definitiva, esta batalla contra la barbarie machista. Ningún femio podrá atreverse a alzar su pene desafiante jamás. Nunca más. Ninguno de ellos volverá a tener voz ni voto. Ningún coño volverá a ser profanado por la violencia fálica. Ningún registro de ningún hembro constará en los archivos de La Mesa. Todo el hedor machista será borrado de la historia.

Ha sido un largo camino, hijas mías, pero hoy podemos alzar nuestros senos al aire, pezones endurecidos, proclamando la victoria del matriarcado. No más hembros con sus lastímeros sexos hinchados, no más muerte y destrucción machistas. Hemos puesto fin al genocidio feminista. La concha abierta ha vencido. El ansia y el hambre han vencido. La herida abierta y palpitante ha vencido. Los senos derramando leche materna han vencido. La sangre brotando del terreno yermo ha vencido. La madre ha vencido a la muerte. Madre cósmica, llévanos al mundo futuro. Amén.



jesucristo3Ningún tirano nacerá ya. Ningún dolor más. Solo el denso calor de la Madre. Solo el útero redimido, solo el calor maternal, solo la hembritud. Solo mujer. Calor. Leche. Vida. Hogar. Solo siempre femeneidad. Niña, esposa, puta, sacerdotisa y amiga. Pongamos todas nuestras naves gineceicas rumbo a nuevas galaxias, entornemos los ojos hacia un nuevo despertar. Vulva sagrada, llévanos más allá de los confines del universo, más allá de la materia y el tiempo. Guíanos con tu luz y desenreda las trompas de falopio siderales, ¡oh, gran Coño! Haznos trascender a la menstruación, hacia nuevos estadios donde ser Mujer resulte aún más bello y elevado. Comadres, amémonos un poco más cada segundo, como Lesbos nos enseñó.

Jesucrista, pase de mí ese coño. Madre todopoderosa, obra una vez más tus milagros y convierte en vino esta sangre menstrual. Porque ya no la necesitamos para nada más que para el regocijo carmesí de su vacua contemplación. Sangre hermosa, en todo caso, derramada para mayor gloria de la Diosa Madre. Aña 4025. Los pocos hembros que por error resultaron pergueñados desde hace siglos fueron rejoneados por turbas de rudas hombras sedientas de venganza. Hembros erróneos, entrad al ruedo, la muerte aguarda y ya no hay toros a los que lidiar. Ningún odio es suficiente cuando se trata de demostrarle a un femio quién tiene el control. Primero cortamos sus tendones para que tenga que arrastrarse por el ruedo, repleto de cristales rotos y hierros candentes. Se le obliga a desplazarse a lo largo y ancho del coso mediante la aproximación de antorchas de fuego, que las seras humanas portan con algarabía. Después vienen los latigazos, las banderillas y las descargas eléctricas. Tras rociarlo con sal y limón se le arrancan los ojos y los dientes. Se deja reposar durante unos minutos y tras molerlo a palos, si no ha muerto, se remata con la puntilla. Qué hermosa lección de vida. Qué lúcida victoria sobre la represión patriarcal. El hembro queda reducido al final a un amasijo de sangre y huesos. Metáfora sagrada del fin de su dominación y violencia sobre nosotras. El hembro ya no es nada. Jamás volverá a a existir en la Tierra ser tan execrable.



jesucristo4Vencido el Dios fálico en sus múltiples representaciones, tras la guerra de los mil años, la Vulva reina al fin. Ella es la luz, el camino y la única verdad. Jesucrista es su única hija. Vencido el prejucio antropofálico del sexo, las hombras podemos engendrar al fin nuestra propia prole. No más género. La lacra de la religión, propagada por los hembros desde tiempos inmemoriales, ha muerto para siempre. Ya no es necesaria toda esa violencia ni todo ese dolor. Podemos al fin prescindir de la barbarie de la cópula. Ningún macho podrá atentar contra la belleza vaginal jamás. Nuestros orgasmos nos pertenecen solo a nosotras, Hermanas, gracias a La Diosa. La Vulva hizo sabios nuestros cuerpos y los programó para que podamos parir a nuestras hijas cuando y cómo se nos plazca. No necesitamos vuestro esperma maloliente y dañino, ni vuestros músculos irracionales que tanta destrucción han causado. La Mesa hizo virtud de lo prohibido, nuestras genetistas son nuestras madrinas amantísimas. Cambiaron nuestros cuerpos, transformaron en belleza lo que ellos decían que no era hermoso. Coño eterno.


Imprimir

Manifiesto coprófago

coprofagia1

Ciudadanos del mundo, reivindicamos nuestro derecho como seres humanos a ser coprófagos. Frente a ese crimen del día a día, de callar y otorgar sinrazones, de no denunciar los crímenes cotidianos, de ocultar las injusticias del hombre cuerdo, nos declaramos coprófagos. Dejad coprofagia4que manchemos de marrón la razón para intentar que el mundo sea un lugar mejor, dejad que tiznemos de caca la cúspide de la Humanidad para volverla fenesí de detriutus, luz de materia orgánica, luz de luz, Dios de Dios. Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado. Las injusticias atenazan al hombre justo. O tempora, o mores. La salvedad de los justos, la excepcionalidad de los malditos, de los perseguidos. Soy pecador, Señor, coge mi mano y guíame a través del valle de las sombras. Exigimos poder revolcarnos en nuestras propias heces sin tener que sentirnos culpables, sin temor a vuestro juicio pazguato e injusto, pecadores. Reclamamos nuestro derecho a comernos las cagadas de quien nos plazca -o las nuestras propias- al margen del execrable dictamen de los sodomitas, los vulgares y los insípidos... ellos tendrán que responder por sus propias faltas. Arderéis en el infierno, pecadores, ¿en cuál de los círculos de Dante os corresponde ser consumidos de forma interminable?



coprofagia2El hombre moderno se goza en su mierda, goce de dioses, placer de reyes, rey de reyes. Jesucristo, pasa de mi ese caliz. Pasimisí, pasimisá, por la Puerta de Alcalá. El nuevo hombre se regodea en sus deposiciones, se revuelca en su fango intestinal. Caca de colores, caca de la vaca. La vaca que ríe. Risueño tamiz, graznido inmortal. Cagar más allá de cualquier comncepto moral, cagarse ad libitum. El culo y la caca, agujero de Dios, agujero de gusano, gravitación interdimensional. Regodearse sn la mierda, ¿a qué fin más elevado puede consagrarse el homo novus? De la misma naturaleza que el padre. Pier Paolo Passolini y su teorema y su muerte y su vida y su grandeza. Genios superdotados trabajando de camareros. Inútiles redomados en altos cargos. El cáncer que se nos comerá los cojones y los huesos pero la mierda no, ¡ah, Gloria inmaculada! ¡Oh, Virgen de la caca! Restregándonos en el mierdor los cuerpos y las ansias, los pensamientos y los sexos. Empequeñecidos por el corazón penetrado de Dios y de física cuántica. Dalí y sus diarios. El buen entendedor. Laureano Oubiña y mi hermano.



coprofagia3Pollas y coños transidos de amor. Amor en coprofagia. Me lavo la cara con el olor de Cristo redimido que sale de mi culo. Año mariano, ano dilatado, florido intestino, Pascua del Señor, Pascua florida. La conquista del Nuevo Mundo por los verdaderos cristianos, por los discípulos del esfínter flojo y la diarrea redimida. Que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Anos enrojecidos de mierda y amor fraterno. Un corazón redimido no basta frente al Satanás anal. Eyaculemos sobre la jaculatoria y la caca líquida del esfínter malvado. Eyaculemos más allá del ojete demoníaco. Eyaculemos al otro lado. Break On Through To The Other Side. Conserváis la vida pero no tenéis cojones. Pobres mierdas. Aprended de los niños. La Cruzada de los niños. Estáis tan asustados que no podéis ni emborracharos, yo veo el rostro del Diablo cada noche. Comedme la mierda, hijos de puta,


Imprimir

Pongo Operación Triunfo para hacerme la paja

paja1

Dos cortados, Seagrams tónica, Beefeater limón, Acuarius de naranja y agua del tiempo con un hielo. Cóbrame la cuatro. Pan para siete. Necesito cubiertos, repásame para veinte cuando puedas.

Bowie canta Wild Is The Wind y me parece un elfo en blanco y negro que me conduce a mi lado más oscuro. Bowie está muerto, Michael Jackson está muerto, Chuck Berry está muerto, Lou Reed está muerto, Lemmy Kilmister está muerto, Scott Weiland está muerto, George Michael está muerto, hasta Prince está muerto.

Con leche clarito sin lactosa con sacarina, de máquina cargado templado grande en vaso de cristal, de sobre muy caliente con azúcar moreno y americano descafeinado con hielo. Y yo procuro hacer siempre todos los cafés al contrario con la esperanza de llevarme por delante a alguno de vosotros. Cuando estoy más desganado, pidáis lo que pidáis hago siempre los mismos cafés con leche y quedáis siempre encantados, jodidos subnormales. Lo peor no es atenderos, es tener que escucharos fingiendo que os presto al menos ese mínimo porcentaje de atención que exige la educación. Y sonrío y asiento hacia vuestros rostros cagándome por dentro en vuestras putas madres.



Cuatro solos largos, dos de ellos descafeinados y muy cargados. Los otros dos más flojos y con dos piedras de hielo aparte con Baileys. Siete cañas, dos cortos de limón y un Barceló Cola.

Es mi cumpleaños. Cuarenta años. Ciento sesenta y nueve centímetros de altura y casi cien kilos de rencor. “Cualquier sitio da lo mismo para morir”. YJosé Hierro declama mirando a la cámara con ese polo de Lacoste que le resta toda credibilidad, toda emoción y toda seriedad. Alguien debió haberle dicho algo al pobre. Es como pedir limosna con un Rólex en la muñeca. Es gilipollas. Y toda esa belleza queda eclipsada por ese puto cocodrilo de mierda. Y toda credibilidad y sensación de trascendencia y elevación quedan eclipsadas por esa figura boba para bobos. El puto cocodrilo de Lacoste. José Hierro Lacoste. José Hierro Gilipollas. Pepe Gilipollas para abreviar.



Dos con leche sin lactosa, un Bitter Kas del tiempo con un hielo, dos mostos fríos en vaso sidrero y seis cañas. Cóbrame la diecisiete.

Pero Little Richard está vivo, hijos de puta.

Un decafeinado de máquina con leche y cuatro cafés con leche con azúcar moreno.

Es por la tarde, ola de calor, y yo os leo desde la distancia a todos y cada uno de vosotros, cada cosa que ocurre porque tiene que ocurrir, cada niño asesinado, cada flor que se abre, robando flores en la autopista de la muerte, llorando este blues, es la hora de mi solo de guitarra, escuchando a JJ Grey & Mofo, la muerte al acecho, vodka, caminando al lado de mi padre, el sol arriba, los muertos abajo, nuevos días, la esperanza de los pobres, los mañanas que vendrán, lechos de muerte asépticos e impolutos, ¿vivir cada día como si fuera el último? La Cruzada de los niños. El varón rampante. Dostoievski. Nada que escuchar, todos esos grupos de despeinados que compran en Zara y van a Starbucks. Los Ramones os romperían la cabeza con un bate, hijos de puta.

Un solo largo descafeinado, Fanta naranja fría con hielo, clara de limón y tres cañas de 1906.

No importa nada
porque nada es todo
y todo es nada.

paja3Dos cubatas de vodka
después de trabajar
y llevo a mi familia
al parque José Martí
de Santa Cristina.
Un parque precioso,
nadie pudo haber sido tan bonito
como este parque. Ni José Martí
ni su puta madre. Únicamente
mi abuela. Ella sí lo fue.
Hortensia Doldán Gómez.
Ni un mal gesto
ni una mala palabra
en toda su vida.
La recuerdo con el gorro estampado de flores paseando en la huerta con su bastón
sonriendo.
Santa Hortensia.
Supongo que estará sentada
a la derecha de Cristo.
Lo dio todo a los demás
hasta el final de sus días,
Incluso lo que no tenía.
El sol dorado en mi rostro
entre los árboles
en el parque José Martí de Oleiros,
el municipio del alcalde
presuntamente comunista
que construye hoteles de lujo y campos de golf para millonarios.
Llegamos hasta la ensenada
con el pequeño bosque de eucaliptos
frente al colegio Santa Maria del Mar,
donde Prince dio su primer concierto en Galicia.
Hoy está muerto
y yo también un poco.

Beefeater tónica, Larios cola y Barceló cola. Dos con leche, uno de ellos clarito y con sacarina.

La terrible responsabilidad de seguir siendo uno mismo. Todos esos amigos que ya no llaman, que ya no llamo. A Bea sí porque es la única poetisa que conozco. Mi amiga Bea. Flor de loto. "¿Llevas tú a Martín a la piscina?" "¿Crees que no puedo cuidar a un niño de dos años?" Pero al llegara la taquilla pierdo al niño que casi se lanza a la piscina vestido. No encuentro el bañador de Martín y descubro que me he olvidado de mis propias chanclas y del gorro obligatorio. Todos los padres están ya en la piscina con sus hijos mientras yo persigo a Martín desnudo intentando ponerle el bañador que al final ha aparecido en un bolsillo oculto de la bolsa. ¿Cómo harán todos esos padres tan pulcros y ordenados para entrar todos a la vez en el agua con sus hijos perfectamente cambiados? Cuando consigo entrar por fin al agua descubro que ya sabes nadar. Me maravillo en tus ojos marrones tan llenos de infinito y de cosas indescriptibles que no se pueden describir. Esta es mi inmersión en la poesía. Materia negra. Recuerdo a los místicos. Me sumerjo en la oscuridad. Cuando termina la clase estás tiritando y salgo rápido del agua para secarte y cambiarte pero no encuentro mi taquilla. Ante mi un laberinto de pasillos idénticos con taquillas idénticas y personas idénticas. No recuerdo el número de mi taquilla y la llave, que había atado a mi muñeca... ya no está. Te rodeo con mis brazos, estás helado y empiezas a llorar, mientras paja4salgo de los vestuarios a la recepción. Hace frío, cada vez lloras más fuerte y ahora pataleas y te revuelves en mi regazo. Confieso que he perdido la llave y todas las desgracias que me acaban de ocurrir y el conserje entra conmigo para ayudarme a encontrar la llave. Entonces aparece ahí delante mi taquilla abierta de par en par y mi mochila abierta con toda la ropa revuelta. Todo está tal y como lo dejé. ¿Cómo no pude haberla visto? Me disculpo e intento encontrar la ropa limpia de Martín entre ese revoltijo de ropa, mojada y seca, de adulto y de niño. Veo mi deneí al lado de un plátano. Me veo a mí mismo desde las alturas. Cada vez lloras más fuerte. "¿Crees que no puedo cuidar a un niño de dos años?"

Coca cola cero, agua del tiempo, dos tapas de tortilla, Cola Cao muy caliente y un paquete de patatas fritas. Cóbrame la siete y dame la cuenta de la diez.

Los dientes apretados. Ribeiro tinto. El Black Album de Prince. En el coche con mi madre. Vamos a Coruña. No tengo el valor suficiente para decirle que siento tanto haberle gritado que es una losa que pesa y pesa dengro de mi cabeza. No tengo el valor suficiente para decirle lo mucho que la quiero. No me atrevo a pedirle que me abrace. Daría mi vida por ella. Mi madre. Mamá. Me llegan cartas del colegio de mi hijo repletas de faltas de ortografía. Años de dominio grecolatino para acabar en Operación Triunfo (OT), Masterchef y el trap. Horror cósmico, cárceles venezolanas y descuartizadores de niños que hacen pilates. Ahora me gusta esa canción de Radiohead, sobre todo la letra. Cambio de canal. Pongo OT para hacerme la paja. Joder. Ni siquiera puedo correrme con esas putitas. Son demasiado retrasadas.

Cóbrame la cinco y pon el partido que va a empezar.



Ambulancia medicalizada
será el fin
de muchos de nosotros.
Pintores, barrenderos, funambuliastas…

paja5Regalé miles de dibujos
y relatos
a revistas underground
pero valió para más bien
poco
y me tengo que levantar cada día
para ir
a trabajar
y todo es
tan triste
y predecible…

No busques consuelo
porque no lo hay
para
los hombres cuerdos.
Viendo El Padrino III borracho de vodka y anís
esperando
a mi segundo hijo. Roque.
Sólo tengo un hermano.


Imprimir

lanochemasoscura