daniel
  • Home
  • Noctámbulos
  • Daniel Prieto
  • Descorazonadas

Mundial de putas

prieto1321

Mis pensamientos atravesando edificios inmensos, señales güifi, mataderos, obesidades mórbidas, talleres grasientos, secretos tan profundos, blancos hospitales terribles, oscuras obsesiones, cielos azules y negros, telepredicadores dominicanos, ministerios de igualdad, extensos prados verdes con vacas, prostíbulos vietnamitas, supersticiones, el mar azul y abierto, montañas de basura, campos de exterminio, fábricas vertiendo su porquería a los ríos. Mis pensamientos atravesando tu cuerpo y tu mente y yo atravesando también tu cuerpo y también tu mente sin que nada más me importe en este preciso momento que atravesar tu cuerpo y tu mente una y otra vez hasta desaparecer.

Mi hipoteca a cuarenta años. El cosmos. Hay que forrarle los libros a Martín. El precio de una vida humana. El sentido de la vida. El sentido de la vista. El sentido del coño.

prieto1322Tienes que recoger hojas y palos secos para que lleve Martín a clase. Y a partir del lunes tienen que llevar la calabaza hecha para Halloween. ¿La compras tú en el súper? El lienzo no lo encontré, me parece que está agotado en todas las tiendas. Va a haber que ir a Coruña a comprárselo. ¿Puedes ir tú? El miércoles ya sé que me tocan a mí pero hasta las nueve o nueve menos cuarto no salgo, así que no me digas después que no te avisé.

Si nos limitamos a describir cualquier cosa, de inmediato pasa a carecer de importancia. Todo es irrelevante. La Humanidad, esa mota de pretenciosidad en el infinito. El planeta Tierra, un pequeño cagarro sin importancia. La Vía Láctea, un trozo de materia insignificante. Tengo agarrado otro trozo de materia insignificante en mi mano y es para ti.

Yo lo que veo es que estos niños no tienen ningún referente. Vosotros veréis lo que hacéis. Pasa el tiempo y los pobres van de aquí para allá sin rumbo. No hay nadie al mando, nadie que lleve el control. Yo solo lo digo ya que es lo que veo pero no es mi problema.



prieto1323Todos vais a morir. Las clases de balet. Quimioterapia. Solo somos química, solo solos números, solo somos carne y hueso, solo somos sentimientos, solo somos ondas cerebrales, solo somos el todo y la nada. La nada es lo único que va a quedar.

Tienes que pedirle perdón porque ese sentimiento de rencor, esa rabia que te tiene, puede transformarse poco a poco en ira y eso es precisamente lo que hay que evitar. ¿Ya tienes cita con la psicóloga? Tienes que esforzarte más y hacer todo lo posible para que la cosa no vaya a mayores. Yo hago todo lo que puedo pero llega un punto en que no puedo más. ¿Me entiendes?

La letra del coche. Infarto de miocardio. Gente que habla de Dios como si lo conociese, como si quedase los viernes para irse con él de copas. También suelen hablar del diablo en los mismos términos. Soy vidente. Voy a contaros algo que os va a ocurrir con toda seguridad, solo que no puedo precisar con exactitud cuánto tardará en ocurrir: Vais a morir todos.

prieto1324Vello público. Películas de Antena tres. Guantánamo. Telecinco. Napalm. Baños púbicos. Campañas de sensibilización sobre sexualidad divergente. Hambre. La industria farmacéutica perpetrando sus crímenes. Putas que no paran de trabajar. Cine español. Niños muertos. Cadis pakistaníes. Mundial de fútbol. Mundial de putas. Miles de esclavos muertos en Qatar construyendo los estadios. Miles de esclavos en España muriendo un poco cada día, en bares y restaurantes. Miles de empresarios delincuentes explotando impunemente a sus semejantes. Manolo en del bar, Mari la del restaurante, Pepe el de la cafetería... diferentes nombres para la misma clase de delincuente hijo de puta. Gobierno delincuente. Gobierno hijo de puta. Es que no hay camareros. Es que no hay chaperos. El hombre de la iniquidad. La isla de los famosos. La granja de los famosos. El campo de concentración de los famosos. El Anticristo ya está aquí.

Martín no tiene tenis y Roque necesita pantalones. A ver si puedes comprarles algo de ropa. ya veo que tienes mucho tiempo libre para ir por ahí así que cuando tengas un minuto a ver si llevas a tus hijos aunque sea solo un rato de compras.

La hora de los gilipollas es el domingo a la una de la tarde cuando van a echar todos juntos gasolina. Es el sábado a las nueve cuando acuden en tropel al supermercado a comprar cualquier subnormalidad. Es a las diez de la noche cuando se van a cama, todos a la vez. La hora de los gilipollas es a todas las horas del día en todos los lugares del mundo.



prieto1325Soy el hombre de la iniquidad. Te miro las bragas cuando subes la escalera mecánica del centro comercial y sonrío. Madonna es una vieja y yo me siento aún más viejo que ella. ¿Cómo puede haberse convertido en esa vieja? ¿Cómo puede haber envejecido Madonna? Madonna no debería envejecer nunca. La chica materialista en este mundo materialista. Ha acabado gustándome su música al final, después de todo. Sobre todo si la comparamos con toda esa basura de ahora. No se puede negar que Madonna tiene talento y personalidad. Pero ella es un fruto de la juventud, debería estar prohibido que se hubiese transformando en una de esas viejas locas que cantan en el metro.

Tu sonrisa en el abismo y tus ojos tan profundos que me pierdo en ellos. Y saber que solo necesito eso. Todas esas noches sin dormir a tu lado y todas las que quiero que vengan. Te necesito. No me hagas perder la cabeza.

Nunca sé cuánto ganan mis amigos y a veces ni siquiera sé a qué se dedican. Me da bastante igual qué coche tienen y si tienen el piso pagado y todo eso. No me suelen interesar demasiado cosas que no tengan que ver con ellos mismos, con su personalidad. Sin embargo suelo recordar para siempre detalles que otros podrían juzgar sin importancia como ese gesto suyo característico, su película favorita, su solo de guitarra favorito, aquella historia de la que a lo mejor ya ni se acuerda. Hijos de profesores que se hacen profesores. Hijos de presentadores que se hacen presentadores. Hijos de cantantes que se hacen cantantes. Hijos de puta.


Imprimir

Ven cuando quieras

prieto101

 Estaba en el coche y recibí una llamada de Alfredo desde el hospital. Hacía tres meses o más que no lo veía. Le habían cortado una pierna. Casi nunca nos llamábamos. Antes de que lo ingresaran tenía un pie gangrenado y andaba en silla de ruedas. Estaba muy desmejorado, con la piel con un tono rojizo y el pelo totalmente blanco. “¿Qué tal, sobrino? ¿Cómo te va? Yo ya voy bastante mejor. A ver cuándo nos vemos. Dile a tu padre que me traiga una de esas tartas de manzana tan ricas. ¿Qué tal están? ¿Y tu hermano? Los niños seguirán tan simpáticos como siempre. Yo con el que alucino es con Martín, cuando te suelta esas parrafadas de adulto. Es una pasada. Pues nada, ven cuando quieras. Menos cuando tengo diálisis pásate en cualquier momento y charlamos un rato”.

prieto103Vi al escarabajo tan desesperado por escaparse, tan lleno de vida, que no tuve más remedio que dejarlo marchar. Se coló por una pequeña rendija al lado del inodoro mientras comenzaba a echar la lejía por el suelo. Deseé que pudiera regresar con su familia para continuar con su rutina, con su pequeña gran vida. Y eso que antes ya había matado impunemente a media docena de arañas que formaban sus casa colgantes en el quicio de la puerta. Destruí sus telas sin inmutarme mientras los bichos intentaban escaparse correteando sobre los azulejos. No tuve piedad con las arañas. Pero aquel pequeño escarabajo, con toda esa desesperación, tan gigante en su insignificancia, me tocó la fibra sensible. Aquel bicho esforzándose por mover cada vez más rápido sus patas para huir de mi logró conmoverme. Pensé que su vida de escarabajo tenía bastante más sentido que la de muchas personas que jamás sentirán esa pulsión innata por sobrevivir.

“Ven cuando quieras” fueron las últimas palabras que me dijo. Yo intuía que no nos volveríamos a ver y no acerté a decir nada más. Me acerqué a la puerta para irme y eché un vistazo. Alfredo se quedaba allí solo en aquel quirófano. Miraba hacia la ventana herméticamente cerrada con las persianas entreabiertas. La luz blanca del verano se filtraba por todas partes. Era como si todo el paraíso estuviese fuera de aquella habitación donde se presagiaba la muerte.

No quiero ser tu amigo ni tu confidente ni tu rollo ni tu colega ni tu follamigo ni tu compañero de fiestas ni tu pareja de baile ni tu confesor ni tu novio ni tu consejero ni tu relación abierta ni tu marido ni tu compinche. Solo quiero dormir contigo por las noches.

Era domingo y recibí otra llamada de Alfredo. “¿Qué tal, Dani? Mira, era para pedirte un favor. ¿Podrías traerme un paquete de tabaco?” Le cogí a mi padre un paquete de West rubio y me fui al hospital. Para entrar en la habitación tenías que ponerte una mascarilla, unos guantes, un gorro y una especie de bata de esas verdes como de papel que se atan a la espalda. Había pillado una especie de bacteria en el hospital y era contagioso. Además él estaba muy mal, con su sistema inmunológico en las últimas. Y estaba el riesgo del covid y todo eso. Cuando entré en la habitación me quedé muy impresionado con su terrible aspecto. Le habían cortado las dos piernas. Llevaba pañales y le costaba concentrarse en una simple conversación. Me pidió el tabaco con ansia y me pidió si lo ayudaba a sentarse. Ni siquiera tenía fuerzas para hacerlo por sí mismo. “¿No tienes un mechero por ahí?”

prieto102La maldad no reside en oscuras mansiones abandonadas ni en ignotos cementerios. La maldad está en ese buenos días que se queda sin respuesta, en esas miradas fugaces de desprecio, en ignorar ciertas cosas, en no querer ser como debiéramos ser.

Como no tenía mechero para Alfredo tuve que bajar a la cafetería del hospital por si me podían vender uno. Pero no tenían. Una camarera me iba a prestar el suyo pero lo acababa de perder. O eso me dijo. Fui a buscar alguno de los kioscos de la zona pero estaban cerrados. Era domingo y casi eran las nueve de la noche. Me acerqué hasta mi coche para ver si de casualidad tenía por allí algún jodido mechero. Pero nada. En aquel momento me cabreé con Alfredo por no haberme pedido que le llevara también un mechero. Al final vi a una pareja fumando en la puerta de Urgencias. Le pedí a la chica si me podría dejar su mechero, que era para mi tío que estaba muy jodido postrado en una cama con ganas de fumar. Le dije que se lo bajaría en cinco minutos. Nunca se lo devolví.

Creo que estoy muerto y que tengo como retazos de vida que me ofrecen para que yo mismo me dé cuenta de que, en realidad, estoy fiambre. Creo que hace tiempo ya no sigo vivo, como en aquella película del niño que veía muertos. Creo que efectivamente estoy muerto porque hay veces en que no tengo fuerzas ni brillo en los ojos. Creo que mis días se repiten como debiera ocurrir en el purgatorio. Creo que mi familia son como figurantes de mi propia muerte y me ofrecen languidez y desesperación porque ya no estoy vivo… pero entonces llegan Martín y Roque a casa y vuelvo a estar vivo. Tengo miedo de no poder sacar adelante a mis hijos. Tengo miedo no poder pagarles la universidad. Tengo miedo de un día quedarme sin trabajo y no poder hacerme cargo de ellos. Tengo miedo de que un día dejes de quererme.

prieto104Agarré a Alfredo por debajo de los brazos y lo levanté hasta una especie de anilla a la que apenas se pudo asir. Estaba muy flaco y muy débil. Parecía un anciano. Impresionaba mucho verlo sin piernas. Le coloqué las almohadas para que pudiese quedarse sentado. Encendió un pitillo enseguida en cuanto le di el mechero. “Muchas gracias, Daniel, es que tengo un mono tremendo de tabaco y no me dejan fumar”. El humo inundó toda la habitación mientras iba dando caladas al cigarro, saboreándolo a fondo. Sentí una mezcla de alivio y culpabilidad. Se quedó muy relajado de repente con la mirada perdida hacia la ventana. No supe qué decir.

A veces hago como que miro el surtidor, interesado en los números que van pasando, pero en realidad mi mirada va más allá. Se fija en el horizonte, a lo lejos, en los árboles, en algún pájaro que vuela. Y me marcho por un instante fugaz a miles de millones de kilómetros de allí.

Alfredo murió en verano, debe hacer ya tres meses. No recuerdo el día exacto. Qué más da. A veces miro su foto de guasap y los mensajes que nos intercambiamos. Resulta macabro que su foto de perfil sean sus dos piernas al sol. Es cierto eso de que no sabes lo que aprecias a una persona hasta que se va. La primera vez que lo vi estaba subido en una motaza tipo Harley. Era un adelantado a su tiempo en muchos sentidos. Un galán posmoderno. El muevo novio de mi tía Mariví. Iban a cenar a restaurantes exclusivos, salían de copas cuando querían, iban al cine… eran una pareja feliz. Alfredo era una mezcla entre Harrison Ford y Alfredo Landa, un tipo entrañable. Le gustaba la ciencia ficción y la buena música. Me regaló un montón de cómics de Zona 84 y me prestó muchos de sus discos: Willy de Ville, Van Morrison, John Lee Hooker, Dr Feelgood, Velvet underground. Yo le presté otros discos, algunos no me los devolvió. Jamás se los pedí.

prieto105Las viejas se mueren de viejas, los deportistas se mueren de ataques al corazón, gente joven sanísima que un día palma de repente. Veganos en el fin del mundo. Placer femenino. Violencia machista. Treinta personas han visto tu perfil. Treinta personas me chupan la polla.

Alfredo era transplantado del riñón. Le encantaba comer y beber. Recuerdo al principio cuando pedía una tónica en un bar y le pedía al camarero si le echaba un chorrito de ginebra Bombay. También lo recuerdo cuando nos contaba que le encantaban los chinchulines y toda clase de casquería. He visto a poca gente disfrutar tanto de la vida como él. Recuerdo su conversación amena y respetuosa, su fina ironía y su sarcasmo. Podría haber sido un gran monologuista si hubiese querido. Pero él eligió ser un sibarita. Una de las últimas veces que lo recuerdo caminando llevó a mi hijo Martín a una tienda de golosinas y le compró medio kilo. Cuando los vi llegar simplemente me dijo sonriendo: “Es que Martín me dijo que las golosinas lo hacían feliz”.

Imprimir

Chupadme la barriga

prieto771

Tengo la sensación de que estoy perdiendo el tiempo. Me parece como que estoy perdiendo mi vida. Me parece como que estoy perdiendo dinero. Me parece que lo estoy perdiendo todo. Tengo cuarenta y tres años y aún estoy esperando a que mi vida empiece. Voy encadenando trabajos de mierda hasta que mi suerte cambie, ya sabes. Es lo que hay. La vida es así. Hay que luchar. Vamos tirando. Registrarte en Infojobs. Vamos tirandillo. Registrarte en Linkedin. Abur, yogur.

prieto772Reclamo la soberanía de mi barriga frente a la tiranía de los espurios. Reclamo mi derecho a regodearme en los volúmenes perfectos de mi barrigón y sus curvas sublimes. Reclamo mi derecho a solazarme en mi propia orondez. Mi barriga es mi reino, mi reino por un bocadillo. Reclamo mi derecho a sentirme un verdadero ser humano y no un maniquí. Reclamo la obligación de que os inclinéis ante la grandeza de mi estómago porque he comido cosas que no creeríais. Repudio vuestros vientres planos y sin alegría, esculpidos artificialmente al ritmo que la turba musculada manda. Macrobiótico. Cojonótico. Hago cardio. Me hago pajas. Chupadme la barriga.

Me pasa como a Woody Allen, siempre que veo a una tía en lo primero que pienso es en tirármela. Le escuché decir algo así en una entrevista y ese día dejé de pensar en que yo era una especie de pervertido. En lo primero que pienso cuando tengo a una mujer delante es en follármela. Es algo que no puedo controlar. Luego entra en juego todo ese rollo decimonónico de lo caballeresco, tan pasado de moda ya. Somos más o menos caballeros en la medida que refrenemos o no esas ganas de ponerla a cuatro patas y disfrazamos el deseo con cumplidos, halagos y demás ñoñerías. Esto último se lo leí a Umbral en alguna parte.

Esa horrible sensación de tener trabajo.

prieto773Hay muertos vivientes, los puedes ver paseando por los centros comerciales, en los gimnasios o haciéndose selfis en los precipicios. Cuando te miro a los ojos me traspasan tus precipicios negros. Siempre que me asomo a un precipicio pienso en saltar. Pienso en lo fácil que sería terminar con toda una vida de cordura por una única milésima de locura. Pienso realmente en la posibilidad de hacerlo y casi siempre me asusto de mí mismo y al final me separo casi involuntariamente del borde. Dicen que caer al vacío es una experiencia tan brutal que tu cuerpo genera una burrada de adrenalina y casi ni te enteras cuando impactas contra el suelo... lo malo es si sobrevives. Habría que ver si es verdad. Ahora todo es mentira. Todo lo que creíamos resulta que era una puta mentira y cada vez nos quedan menos cosas a las que aferrarnos. Nerón no prendió fuego a Roma, el cerebro no lo aprovechamos al cien por cien, Gandhi era una buena persona...

Creéis que sin una barriga como Dios manda sois mejores pero solo sois un montón de mierda fitness prefabricada. Os diseñan desde despachos de pederastas de Florida y pagáis por ser sus putitas. Sois gilipollas detox, retrasados del ayuno intermitente. Decís que os gusta cuidaros pero es mentira porque solo mimáis vuestra finísima capa que toca el exterior, solo se trata de mostrar lo de fuera, lo superficial. Por dentro sois asquerosos. Decís que os cuidáis mucho, hijos de puta, ¡menudo mérito de los cojones! Pero no os importa una mierda el pobre desgraciado que tenéis al lado. Os cuidaríais mucho aunque supiéseis que el resto de la Humanidad agonizase. Seguiríais yendo al gim aunque el resto de vuestros supuestos compañeros estuviesen conteniendo una invasión zombi en las trincheras. Os seguiríais echando vuestros potingues aunque supiéseis que los elaboran a base de niños asesinados.

prieto774Busco en google en qué año estamos. Hay laberintos por los que nos peleamos para entrar. Hay días en que sería mejor no acostarse. Y hay gente que está muerta del todo, normalmente hacen directos en Internet. A veces estoy navegando en Internet, casi siempre mientras cago, y me saltan anuncios de unos chavales majísimos que están dispuestos a explicarme el secreto de cómo se han hecho millonarios en dos meses. Qué majos que son. También me saltan anuncios por si quiero follarme a señoras de sesenta años totalmente gratis. Y otros anuncios de otros tíos que me invitan gratis a una clase en su cursillo para que me haga millonario con las criptomonedas o no sé qué cojones. Qué fácil es hacerse multimillonario hoy en día, hay una competencia feroz por darte la fórmula secreta, hay ostias para contarte cómo se hace. Qué buena es la gente, joder.

Me río de vuestros cuerpos sifilíticos conseguidos en pos de un sacrificio que no es tal. Vosotros seguís la corriente. Yo sí me sacrifico contra vuestra tiranía estética con la inmensidad de mi barriga, que desafía vuestros abdominales y vuestros bíceps y por supuesto vuestros cerebros crossfit. Sacrificio es tener barriga, hijos de puta. Sacrificio son mis tetas bamboleantes y mi ombligo que parece querer salirse hacia afuera. La piel tensada alrededor de mi estómago -¡bendito seas!- que brilla orgullosa bajo el sol de verano. Piel hermosa de barriga gorda. Me sacrifico porque no estoy de acuerdo con ese aspecto tísico y de gilipollas que tanto asco da. Me sacrifico porque escupo desde mi ventana a los runners que ven todas las series de Netlix, de HBO, de Disney Plus, de Movistar, de Amazon Prime y de Filmin y luego salgo a sentarme en un banco a verlos pasar, con una cerveza en la mano y un pitillo encendido.

prieto775Mi tiempo perdido, que no llega a nada, mi vida partida a la mitad, tengo veinte minutos para comprar todas las cosas en el súper. Me acaba de llamar María porque al final vuelve a casa a las ocho y media así que no le da tiempo a hacer la compra. Puta casualidad que es sábado y está todo abarrotado. Estoy en el parque con los niños y entonces viene mi madre y le pido si me puede quedar un rato con los niños. Me dice que si es "solo un rato" sí. Le contesto que "veinte minutos como máximo" y entonces corro a hacer la lotería porque se lo prometí a Norma. Entrego los boletos que ella me dio y resulta que nos habían tocado seis euros. Voy bien de tiempo si me doy prisa y hago rápido la compra. Entro a toda leche en el Eroski, meto todas las cosas en el carro cagando ostias y me dirijo hacia la caja que menos gente tiene: solo hay una señora con cuatro cosas y ya va a pagar... puede ser una trampa. "Le digo que le faltan veinte céntimos", le repite la cajera a la señora con cara de circunstancia. La señora ha caído en esa abominación en que caen muchas señoras consistente en llevar mallas ajustadas, a lo mejor hace crossfit. LLeva una bolsa de judías, un bote de garbanzos, una barra de pan de esas de plástico y un paquete de Avecrem. Rebusca en una cartera negra mirando las monedas una por una mientras pienso en pagarle yo mismo su compra. El tiempo parece ir como en cámara lenta y empezamos a mirarnos unos a otros los que estamos en la cola, con cara de gilipollas. La cajera sigue esperando a que la señora haga algo. Podría explotar la bomba atómica en ese mismo instante. Podría producirse la segunda venia de Cristo. "No le llega, eso son dos céntimos y esas son de un céntimo". Resulta que la señora tiene dinero para comprarse unas mallas atemporales pero no tiene veinte céntimos para pagar un paquete de putas judías. Entonces, como en un cruel guiño del destino, echa la mano al bolso y saca otra cartera más pequeña. "Espera a ver si tengo aquí". ¡LA CAJERA NO ESPERA, HIJA DE PUTA, QUE TIENE QUE HACER SU TURNO, ESPERAMOS TODOS ESTOS GILIPOLLAS QUE ESTAMOS MIRANDO PARA TU PUTA ESTAMPA! Entonces, en otro excelente giro de guión, le pide a la cajera que ponga la mano que le va a echar "toda la chatarra".

prieto776Me cago en esa virtud banal en la que os arrogáis para osar decirnos cómo debemos ser puros... vosotros, que habéis olvidado lo que significa la verdadera virtud; vosotros, borrachos de vosotros mismos, engreídos y egocéntricos hasta lo absurdo. Vosotros, putos gilipollas. Mirad mi barriga gorda y sudorosa, pero verdadera y solo mía, mirad mi orgullo y mi pensamiento crítico e intuid mi polla y mis cojones debajo... preparados siempre para la acción. Habéis olvidado los motivos. Repudio vuestros sacrificios balbuceantes. Meo en vuestros batidos de proteínas y en vuestras bebidas hidrofiliocifolladas. Proclamo que no hay mayor grandeza que pasear mi vientre henchido de placeres frente a vuestra idolatría disparatada.

Esa horrible sensación de no tener trabajo.

Imprimir

lanochemasoscura