cafrelengua
  • Home
  • Noctámbulos
  • Mercado Navas
  • Cafrelengua

Palabra(s) de moda

palabras1

Independendientemente de lo que decidan la FUNDEU o la Real Academia de la Lengua cuando proponen cada año que votemos cuál de las cinco palabras que ellos eligen ha sido la triunfadora de la temporada, este humilde escribidor se fija, a través de lo que oye, en aquellas soluciones lingüísticas que más de moda se van poniendo regularmente.

palabras2De este modo, en los últimos tiempos y a los ojos del que suscribe, han gozado de la preferencia de los hispanófonos peninsulares soluciones como *la verdad que..., *yo soy de los que pienso que..., va a ser que sí..., adjetivo + no, lo siguiente, etc. Como comprobarán Vds. por los asteriscos consignados ante algunas, no todas vieron la luz en el respeto de la norma lingüística. Ello no quita para que los hablantes las hayan empleado a troche y moche, confirmándose una vez más el gregarismo, la incompetencia lingüística y-o el carácter irreflexivo de la mayoría de los que las utilizan.

Antes de anunciar cuál es la unidad lingüística que considero merece recibir mi consideración de haber sido la de moda durante el último año, quisiera decirles cómo lo he decidido.

Se trata, pues, no sólo de fijarse en aquellas palabras o grupos de palabra que se usan sin cesar (si sólo fuera eso, posiblemente, las palabras de moda serían, simplemente, las más repetidas: artículos, los verbos ser o estar, etc.) sino que, en un paradigma transversal de elección por parte del hablante, resultan ser (casi) siempre las mismas.

Vayamos, entonces, a la proclamación. Nuestra expresión campeona es, por primera vez después de mucho tiempo, una conjunción absoluta: aún así.

palabras3A partir de ahora, no me queda sino invitarlos a que lo comprueben por sí mismos. ¿Cómo? Pónganse Vds. a la escucha de cualquier segmento de comunicación y comprobarán que, cada vez que los hablantes se encuentren en situación de expresar la concesividad de manera absoluta (es decir, a través de una locución que no tiene ninguna relación sintáctica con el resto de la frase y se separa de ella por una coma), en vez de alternar sin embargo, con todo, así y todo, a pesar de todo o aún así (entre otras locuciones subordinantes del mismo tipo que puedo haber olvidado), preferirán muy probablemente la última.

Y es que, claro, no podía ser de otra manera en un año en que este conjunto de subjunciones podían haber participado en millones de mensajes dedicados a transmitir que, a pesar de las difíciles condiciones que estábamos y continuamos viviendo, nuestro gran teatro del mundo tenía que seguir abierto. Podíamos haber alternado el empleo de cinco o seis soluciones como mínimo. Aún así, siempre preferimos la misma.

Imprimir

Normalización lingüística

normalizacion1

Siendo el gallego una de las lenguas cooficiales de Galicia, estando las Escuelas Oficiales de Idiomas dedicadas a la enseñanza de lenguas extranjeras y llevando el Partido Popular en el gobierno gallego una práctica eternidad democrática, ésta es la perla que me encuentro buceando en el organigrama departamental de la Escuela Oficial de Idiomas de Vivero (Lugo), imagino que replicada en toda la red educativa de la Junta de Galicia.

Se trata de los objetivos del Departamento de Normalización Lingüística. No creo que haga falta traducción.

normalizacion2Potenciar o uso do galego mediante a dinamización a través da lectura, escritura e actividades culturais e lúdicas diversas que promovan a oralidade e participación activa.

Os obxectivos xerais do ENL son potenciar o uso da lingua galega en todas as actividades da EOI, lograr unha valoración positiva do uso da lingua, e mellorar a competencia lingüística dos membros da EOI. De forma máis específica, saliéntanse a seguir algúns dos obxectivos concretos que se perseguen:

  • Concienciar aos membros da EOI de Viveiro da necesidade de continuar avanzando no proceso de normalización lingüística.

  • Converter o galego na lingua de uso habitual en todos os comunicados e documentos oficiais redactados desde o equipo directivo e conseguir así mesmo que os departamentos didácticos se impliquen na consecución deste obxectivo.

  • Galeguizar todo o sistema administrativo e informático do centro, así como todo tipo de carteis, anuncios e exposicións (tanto dentro como fóra das aulas).

  • Promover a utilización do galego como lingua de relación habitual no centro para todos os membros da comunidade educativa.

  • Converter o galego na lingua de uso habitual nos actos oficiais e públicos que se celebren no centro, ben sexan de carácter didáctico, ben de carácter lúdico.

  • Instar a que o galego sexa a lingua de uso habitual nas reunións do consello escolar, claustros, xuntas de avaliación, xuntas de delegados, asociacións de alumnos ou ex-alumnos e todos aqueles órganos de decisión que teñan que ver coa comunidade escolar.

  • Intentar superar prexuízos e actitudes lingüísticas negativas.

  • Potenciar a presenza da realidade galega (cultura, historia, xeografía, economía, etnografía, literatura, arte, folclore, etc.) nas actividades da EOI.

  • Ampliar coñecementos ao redor da lingua galega e as novas tecnoloxías.

  • Desactivar os prexuízos lingüísticos que existen en contra do galego.

(http://www.edu.xunta.gal/centros/eoideviveiro/?q=taxonomy/term/20)

normalizacion3¡Pobres gallegos! Otrora obligados a hablar castellano y ahora a hacerlo en gallego. Me he permitido señalar en cursiva los verbos y locuciones verbales que menoscaban la libertad de los locutores. Me llaman especialmente la atención los objetivos específicos siete y diez, que creo acaban desembocando en todo lo contrario que persiguen y alientan, así, la generación de prejuicios lingüísticos negativos contra la lengua impuesta.

En fin, ésta es la España que llevamos construyendo con contumacia desde el setenta y ocho y así vamos dando a luz a generaciones cada vez más cerriles.

Imprimir

Populismo ortográfico

populismo1

He leído recientemente una colaboración de Daniel Gómez Visedo en El País Digital del 8 de los corrientes. Se trata de un artículo titulado Una revolución en la ortografía en el que este señor, licenciado en Derecho y especialista en Márketing, Seguros y Gestión de grandes cuentas, autor de Cómo se ganan y se pierden las grandes cuentas, desgrana toda una serie de razones por las cuales la Real Academia debería simplificar al máximo la Ortografía española.

populismo2La consideración del perfil académico y profesional del autor explican, a mi modo de ver, el estado de perplejidad en el que quedé sumido tras leer su texto, enmarcado en una rúbrica llamada ¿Y tú que piensas?. Pues, bien, me propongo decirle en estas líneas lo que pienso al respecto.

Pienso, en primer lugar, que el señor Gómez Visedo nos ha provisto un magnífico ejemplo de lo que significa el proverbio La ignorancia es atrevida. Y me imagino cómo él juzgaría mi propuesta de que la única manera de consolidar una cartera de clientes fuera la de aplicarles sin límite y sistemáticamente rebajas en sus cuotas de contratación de los servicios recibidos.

Se me antoja, entonces, que el señor Gómez Visedo es un tecnócrata capaz, probablemente, de proponer eficaces recetas en su ámbito competencial pero que no se ha formado lo suficiente como para darse cuenta de que la lengua no es tan sólo un instrumento, una herramienta para la comunicación, sino también un patrimonio cultural. Como tal, debe ser conservado y respetado del mismo modo que lo puedan ser determinados edificios, infraestructuras y costumbres heredados del pasado.

Como toda riqueza patrimonial, nuestra Ortografía es testimonio parcial de lo que hemos sido y no podemos simplificarla como desearía el Señor Gómez Visedo sin opacar sus virtudes: una invitación al conocimiento de las civilizaciones que nos han precedido y una reflexión sobre el funcionamiento de nuestra lengua. Así, por ejemplo, cuando se explica que la diferencia entre escribir o no con acento en la primera e la palabra este estriba en que se pueda emplear dicho término como determinante o como pronombre, estamos ayudando al hablante a comprender que existen diferentes categorías lingüísticas. Ser mínimamente competentes en materia ortográfica significa tener un conocimiento básico de cuáles son las piezas que conforman la maquinaria lingüística con la que nos expresamos oralmente o por escrito y cómo se relacionan entre ellas.

populismo4Gómez Visedo deplora que nuestro manual de Ortografía tenga 864 páginas. Imagino que, para convertirse en abogado, no se le pidió que se aprendiera de memoria el Código Civil o el Código Penal. Igualmente, para ser un buen conductor no hace falta saberse al dedillo el código de la circulación. Jamás he oído, sin embargo, que nadie sueñe con que se simplifiquen al máximo dichos códigos de modo que su necesario estudio esté al alcance de la mayoría de los ciudadanos. Y menos aún que un filólogo se meta en las once varas de esta camisa.

La Ortografía no es, pues, una mecanismo de discriminación social sino una oportunidad (que el sistema educativo debe saber explotar) para la incardinación del sujeto en su cultura. La abolición de la Ortografía sería, en este sentido, comparable a la rehabilitación funcional del Coliseo romano para transformarlo en un campo de fútbol. Algo parecido ya se perpetró en la pretendida restauración del Teatro Romano de Sagunto, cuyas gradas fueron restauradas en modo tal que no se diferencian de las del anfiteatro Miguel Ríos de Rivas-Vaciamadrid. Los criterios estrictamente funcionalistas alejan al ciudadano de sus orígenes y le impiden conocerlos para poderse proyectar sabiamente hacia el futuro.

Quisiera, además, tranquilizar al señor Gómez Visedo al respecto del nivel de agobio que el estudio de la Ortografía genera en los estudiantes. Como profesor que soy, ya le puedo confirmar que el tiempo dedicado a dicho estudio debe de ser, a día de hoy, prácticamente residual a la vista de la manera en que dicha competencia lingüística va decayendo. Basta asomarse también al modo en que son vertidos los comentarios de los lectores de prensa en Internet. Aprovecho la ocasión para señarle al señor Gómez Visedo que el leísmo no es tolerado en la lengua escrita y que, por lo tanto, no debería haber expresado en su artículo, refiriéndose a los incompetentes en Ortografía, que dicho lastre *les estigmatiza y, un poco más adelante, *les señala, sino que debía haber empleado en ambos casos el pronombre personal objeto directo los. A lo mejor es que, con el tiempo, nuestro opinador también se mostrará partidario de abolir o, como poco, simplificar la Gramática española.

populismo3Estoy convencido de que la abolición de la Ortografía y la simplificación de la Gramática apartarían progresivamente a la población del conocimiento de sus clásicos por no hablar de lo que engendrarían en materia de empobrecimiento del vocabulario o de incapacitación para progresar en el conocimiento de otras lenguas romances menos degradadas que el español (diría yo que casi todas).

Por otro lado, sepa nuestro articulista que la Real Academia Española hace tiempo que ya se volvió loca tolerando, en un primer momento, y permitiendo con el paso del tiempo, empleos tan aberrantes como la expresión del objeto directo personal con la preposición a o las construcciones de la conocida como pasiva refleja, atentados, éstos, a la lógica lingüística difícilmente superables y que han propiciado ulteriores atropellos entre los hispanófonos.

Tengo, al fin y al cabo, la impresión de que el señor Gómez Visedo no ha hecho más que adoptar un discurso simplista, demagogo y falaz desde la atalaya de su posición social y económica tan acomodada y obscenamente orientada hacia lo que a él verdaderamente le interesa (incrementar el volumen de sus negocios a través de un español precarizado) como injustificable desde el punto de vista científico.

Imprimir

lanochemasoscura