daniel

Libro los jueves

Libro los jueves, así que mi vida gira en torno a ese día. Los miércoles son lo mejor, porque preceden a ese breve intermedio de libertad y porque el trabajo es como un recreo. Los miércoles fantaseo imaginándome las muchísimas cosas que podría hacer en mi día libre... aunque al final el tiempo no da para casi nada. Y no es que odie mi trabajo exactamente. Ser camarero tiene algunas cosas buenas y no exige grandes responsabilidades... lo que aborrezco con todo mi ser es haberme pasado más de media vida estudiando no sé muy bien para qué. Odio todo el tiempo que desperdicio a diario mientras mi creatividad se me escapa preparando cafés con leche claritos, templados, sin espuma y con sacarina. Es duro saber que eres el mejor escrito en mil quilómetros a la redonda y tener que repasar los cubiertos cada día después de las comidas. Y luego está esa monotonía insondable que te va aprisionando hasta que te quedas sin aire. Cuando eres camarero entiendes por qué casi todos los camareros son alcohólicos. Me sorprendo a mí mismo borracho de Lambrusco barato mientras escribo estas líneas. Te vas alienando cada día más y un día, de repente, te descubres mirando Sálvame con la boca abierta de hastío, con la mente en blanco. Moscas revoloteando. Tapas de tortilla. Y escuchar a todos esos cretinos y sus opiniones de mierda en voz alta... eso es, sin dudas, lo peor de todo. Oigo a diario los sermones de esos imbéciles con la vida resuelta, esos jubilados que se creen tan valientes yendo a cobrar su pensión y arreglando el mundo desde la barra del bar, esos jodidos ignorantes que ni siquiera saben hilvanar dos palabras seguidas y que se creen tan listos mientras me miran por encima del hombro. Pienso en todos los libros que no han leído y yo sí, en esa mediocridad a flor de piel... en lo duro que es este trabajo.

Libro los jueves. Si no fuera así no sé qué pasaría. Sé que soy un esclavo, uno de tantos. Solo que ahora nos llaman de otras formas. El día libre es lo que me mantiene lúcido. Conservo la esperanza de que, algún día, pueda haber más de un jueves a la semana en mi vida. Cuando la muerte venga a buscarme espero que no lo haga en jueves.

Añadir comentarios

Gente en la conversación

  • Invitado - Hattori Hanzo

    Magnífica la foto que ilustra el texto, imagino que el tío alto del centro es el protagonista real de la historia.

  • Invitado - José Manuel Mercado Navas

    Para mí, lo mejor que has escrito hasta ahora, Dani. Y no sabes lo que lamento todo aquello que te ha movido a contarlo. Conozco demasiados casos como el tuyo y no me queda sino desearte de corazón que no dejes de quererte. Sabe que sólo personas como tú podrán cambiar un mundo que no se merecen. Un abrazo, don Daniel.

    de Getafe, Madrid, Spain
  • Invitado - Invitada

    Qué lujo de asistentes al bar. Un camarero super ilustrado y ellos ni se imaginan.
    Pues que sepas que te expresas y escribes muuuuy mucho mejor que algunos que cobran miles en la tele y demás medios, si te sirve de algo.
    Que no estén lejos esos jueves tan deseados o más días de trabajo, pero escribiendo y cobrando por ello.

  • Invitado - facundo

    trabajo como camarero y se excatamente de que hablas, vos tenes jueves, algunos ni eso...muy copadas tus lineas...

    veni vidi vici.

lanochemasoscura