benny

Sexyboy

sexyboy1

Un altercado entre bandas criminales en la zona de carga y descarga de pasajeros del aeropuerto de Ciudad del Cabo, ha provocado un tsunami en las cloacas políticas sudafricanas. El gobierno nacional del estado sudafricano, descentralizado territorialmente, está calculando los números del montante de divisas que entran por este aeropuerto. Mientras el gobierno regional del Cabo Occidental suplica una acción coordinada entre administraciones, y apoyo militar, para hacer frente al desenfreno criminal que está azotando la ciudad madre, como la apodan, que alberga una de las maravillas del mundo, Table Mountain.

sexyboy2Una parte de gansterismo está midiendo la fuerza de sus organizaciones. Nuevos personajes quieren hacer caja en el negocio de la seguridad privada de los clubs de noche. No sólo de alterne. En Sudáfrica, la seguridad privada es uno de los negocios más potentes y rentables. Y para aquellos que se embarcan en una aventura hostelera nocturna, la seguridad de sus locales es indispensable para llenarlos. Los clientes necesitan creer que sus carteras y caras están a salvo del golpe. Los empresarios tienen que desembolsar cada mes importantes cantidades de dinero en seguridad privada. Hay que parecer un lugar seguro. Entradas al recinto protegidas con porteros fijos y asistencia armada. El alto índice de corrupción dentro de la policía ayuda a que este sector esté controlado, en su totalidad, por bandas del crimen que hacen circular el tráfico de drogas y prostitución por la noche de Ciudad del Cabo. El negocio no sigue las reglas de mercado libre. La clandestinidad impone un monopolio, y la muerte es el precio a pagar por osar pedir un trozo del pastel.

La ráfaga de disparos no impidieron que Jerome Booysen, alias Donkie (burro), perdiera fuerza y desvaneciera en el asfalto del parking reservado para bajar y subir pasajeros del aeropuerto internacional. El hombre corpulento se mantuvo en pie en la huida, para sucumbir en las escaleras eléctricas de acceso a facturación. Una escapada que dejó atrás otro cuerpo en el asfalto, un desconocido en el sitio y hora equivocadas. El jefe de la banda de los chicos sexis ha modelado su cuerpo a golpe de pesas. Tiene mucho que agradecer a las horas de gimnasio y a una buena constitución genética. Las cuatro balas que entraron en el cuerpo de Donkie no fueron suficientes para matarlo. Su tercer intento de aniquilamiento en lo que vamos de año. Las balas repelen al jefe de una de las bandas criminales más notorias de la ciudad.

sexyboy3Los chicos sexis están siendo golpeados por una guerra interna entre las bandas de los Números. Conocidos por controlar las entrañas de más del 90% de las cárceles sudafricana y gestionar el tráfico de drogas y prostitución en las ciudades sudafricanas más importantes. Los 26s, los 27s, y los 28s están en pleno proceso de demostrar quién tiene más músculos en las calles. Los chicos sexis se han decantado por dos de ellos, los 26s y los  27s. Una estela de sangre sigue dibujándose desde inicios de año. El gansterismo se ha llevado por delante a jóvenes que nacen y crecen en los suburbios de las ciudades. Pero ahora lo hacen sin importarles el lugar y la hora. Un error. El pasado mes de abril ejecutaron un tiroteo en uno de los bares nocturnos más cool de la ciudad, en el barrio más lujoso, lugar de alterne del príncipe británico Harry cuando visita la ciudad madre. Una vez más, una desconocida en el sitio y hora equivocada fue víctima de la incursión armada de las bandas en el Café Caprice en Camps Bay.

Cuatro días antes de que el cuerpo del chico sexi yaciera en las escalinatas del hall del aeropuerto, Donovan Jacobs, jefecillo de los 28s, fue abatido a tiros en un bar de salsa, muy popular entre los estudiantes sudafricanos de alta alcurnia, en la ciudad universitaria cuna de los populares vinos del Cabo, Stellenbosch. No cayo solo, otra desconocida estaba en el sitio y hora equivocada. Booysen sigue vivo. Un día después del tiroteo en el aeropuerto, se ejecutó otro intento de aniquilarlo en el hospital público que le atiende de las heridas de las cuatro balas. Esta vez, las balas no llegaron a colarse en la habitación del paciente. El cuarto y sigue respirando.

sexyboy4El negocio de la seguridad privada que tiene en jaque a las fuerzas de seguridad regionales y nacionales en el país, puede pender de un hilo. Los desmanes de las bandas de los Números han llegado demasiado lejos. El aeropuerto de la ciudad es el segundo más importante del país, tras Johannesburgo, y el tercero del continente africano tras el Cairo. Es la principal entrada de turistas al país. Y estamos a las puertas de la temporada de vacaciones veraniegas. Hay que darle a la calculadora.

Tiempos propicios para la bienvenida de nuevos personajes en el salón de la noche. El cultivo de las buenas relaciones con las fuerzas de seguridad, el mantener las formas y las balas en la periferia empobrecida de las ciudades, son elementos imprescindibles para mantenerse en el negocio de la noche por una larga temporada. Nafiz Modack, se presenta como asesor de seguridad, alardea de controlar el 95% de la seguridad privada de la hostelería nocturna de Ciudad del Cabo, y sueña con repetir este éxito en su expansión empresarial en Johannesburgo. Joven que alterna con comisarios de policía y que no gusta aparecer en entrevistas y fotos. Que siempre abandona su casa acompañado de 20 guardaespaldas y viaja en un coche Hammer antibalas. Es joven y sexi. Nuevos aires en la vida nocturna del Cabo.


Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura