benny
  • Home
  • Noctámbulos
  • Benny del Paso
  • No te miento si no me lo pides

Blade runner

Servido frío, por favor.

Denuncias registradas en Sudáfrica por asaltos con violencia, asaltos sexuales y violaciones a mujeres en un año: 200.000. Bang.

Estudio del South African Medical Research Council sobre la violencia contra las mujeres desde 1999 al 2009: cada ocho horas una mujer es asesinada por su pareja en Sudáfrica. Bang.

Los casos de asesinato de mujeres por sus parejas, desde el 1999 al 2009, han aumentado de un 50% al 57%. Bang.

El 37% de los hombres entrevistados en una encuesta en la provincia de Gauteng (la provincia más poblada de Sudáfrica) admitieron haber violado a una mujer. Bang.
Según asuntos internos de la policía sudafricana, en lo que va de año seis policías han sido detenidos por alegaciones de violación, incluyendo el caso de la violación de un niño de 14 años, y el de una mujer que se acercó a una comisaría para denunciar un caso de maltrato perpetrado por su pareja. Bang.

En el mes de febrero dos policías fueron detenidos por violación y asesinar a sus parejas. Bang.

Mañana del 4 de marzo, Tribunal de justicia de Pretoria. Juicio contra Oscar, alias Blade Runner, por el asesinato de su novia. Oscar disparó cuatro veces contra una persona oculta en su lavabo.

Michelle Burger (testigo)
-Estaba sentada en la cama y escuché los gritos de una mujer, gritaba socorro. Sus gritos eran petrificantes, tuve la sensación más desgarradora de mi vida. Los gritos tan intensos anunciaban que algo terrible iba a ocurrir en esa casa.
-Entonces oí a un hombre pidiendo ayuda, tres veces. Una, dos y tres.
-Y después otra vez los gritos, gritos de terror de una mujer… Esos gritos me dejaron helada. No puedo explicar con palabras como sentí que la vida de una mujer estaba gravemente amenazada. No puedo transmitir en palabras la ansiedad de su voz.

Bryan Roux (defensa de Blade Runner)
-Gritos ¿Dos personas gritando?

Michelle Burger (testigo)
-Gritos de una sola mujer.

Bryan Roux (defensa de Blade Runner)
-¿Está segura de que eran los gritos de una mujer? Oscar cuando grita su voz suena como la de una mujer.

Michelle Burger (testigo)
-Estoy totalmente segura, era una mujer gritando.
-Gritos de terror de una mujer… y después los disparos se sucedieron. Bang, … Bang, Bang, Bang….  
-Y luego el silencio.

Bryan Roux (defensa de Blade Runner)
-¿Disparos? Está segura que no era el ruido del bate de cricket golpeando la puerta del lavabo.

Michelle Burger (testigo)
-Puedo distinguir, sin ninguna dificultad, el sonido de una arma de fuego, desde niña he entrenado con armas de fogueo y he participado en competiciones con armas de fuego.
-Bang,…Bang, Bang, Bang.

Thokozile Masipa (juez)
-¿Señora, sí usted, puede ponerse en pie y explicar a este tribunal porque una voz sale de su ordenador, sonido que está molestando el desarrollo de este juicio?

Aislinn Laing (periodista inglesa del Sunday Telegraph y Daily Telegraph)
-Lo siento señoría, una ventana se ha abierto inesperadamente en la pantalla de mi portátil con ese sonido de voz humana.

Thokozile Masipa (juez)
-Pido respeto y compostura a la prensa presente en este tribunal, silencio si quieren continuar estando presente en él.
Aplazamiento del juicio.

Noche del 4 de marzo, TV Show Piers Morgan transmitido en la CNN.

Piers Morgan (Periodista CNN)
-¿Cree que Oscar es inocente?
Alan Dershowitz (jurista norteamericano y parte del equipo defensor de O.J. Simpson en su juicio por asesinato)
-El juicio contra Oscar es racial, no tiene nada que ver con la ley.
Bang,…Bang, Bang, Bang.

Los datos estadísticos anuncian que existe una alta probabilidad de que Blade Runner mató a su novia en un caso más de violencia de género, en un país con el índice más alto de asesinatos de mujeres en manos de sus compañeros de alcoba.

Bang, … Bang, Bang, Bang.

La primera semana del juicio de Blade Runner, alrededor de 1500 artículos fueron publicados en medios de comunicación en todo el mundo sobre el juicio. 80 periodistas están presentes en el tribunal para cubrir un caso de violencia de genero sudafricano. Ningún renglón escrito sobre la situación extrema de violencia machista a la que son sometidas miles de mujeres diariamente en Sudáfrica.

Bang,… Bang, Bang, Bang.

Imprimir

Princesas

Princesa1

Está sentada en la barandilla de hierro que nos separa, sus ojos fijos sobre una tarjeta de visita. Nunca antes había visto esa rara melancolía en su mirada. Más bella, más frágil, más apetecible que nunca. Mi princesa, está vez, no alza la cabeza para regalarme una sonrisa. Sólo tengo tres minutos para cazar su atención antes de que deba partir, el tiempo necesario para que el verde salte del rojo y mi motor se ponga en marcha de nuevo.

Sus cristalinos ojos, azules como un día tan claro que nada puede presagiar que la tormenta esté cerca, siguen posados en esa tarjeta. Sus dedos sujetan con firmeza ese pequeño trozo de papel, una firmeza ausente cuando se pasea entre los coches con ese sensual balanceo que no puedo borrar de mi mente, a pesar de que ya no está en mi espejo retrovisor.

El trozo de cartón que le acompaña cada día, donde ha escrito sus deseos, está junto a ella. Ella sigue soñando, no puede dejar de leer, de manosear esa tarjeta de visita que es una invitación a entrar en esa otra vida una vez más. Una jornada laboral, horarios, obligaciones, aguantar, resistir, y volver a caer. Tiene dudas, quizás una familia a la que abandonó y echa de menos de vez en cuando, quizás hoy. ¡Despierta mi princesa! Levántate y mueve tu figura entre nosotros, muéstranos tu carta de deseos ,“soy madre de familia, y estoy desempleada. Por favor 50 céntimos puede ayudar a mi familia”. Princesa regálanos una sonrisa a todos los que honramos tu belleza.

princesas4Cada día me topo con el ejercito de drogadictos estratégicamente dispuesto para rascar la calderilla de mi bolsillo. Pero rascan poco, mi bolsillo tiene un diminuto agujero, y cumplir con las adicciones de los otros no entra en él. Autómatas en movimiento. Mismas caras, mismos mensajes, mismas miradas vacías. Mi princesa rasca, rasca dulcemente, rasca lentamente, y de vez en cuando se topa con una buena propina que viaja en papel, no en metal.

Un negocio rentable con fieles trabajadores. Nunca abandonan su puesto de trabajo, absentismo 0. No hay tiempo para un calada o un café, descansos 0. Y cuando el trabajador de la cadena de producción baja su rendimiento es reemplazado por otro en el minuto 0. Sólo existe una ley: calla, curra y toma.…. La nueva planta está completa de nuevas adquisiciones. Blancos y mestizos llenan las filas. Cada mes que pasa hay más.

La heroína viaja, la mayoría de las veces, en caballo blanco. Sus jinetes son una tropa de descendientes de colonos europeos que no encuentran sentido al amanecer. Y el negocio no está a la baja. La nueva Sudáfrica sumergió a muchos en las cloacas de un pasado placentero y un presente duro. A aquel pequeño sector de la población blanca que sobrevivía con los subsidios que el estado del apartheid puso a su disposición. Ahora son uno más en la cadena de producción. No más barra libre para sus ex privilegiados culos.

El dinero blanco les ha abandonado por los nuevos amigos africanos que tienen acceso a los lugares dónde se multiplica el dinero. Una vieja clase alta blanca que juega, mano a mano, con los señores que dan acceso a ser proveedor de la administración. El dinero siempre está dónde el sol más calienta y olvida pronto a sus fieles soldados del pasado. Son los nuevos apátridas de la nueva sociedad sudafricana expulsados del paraíso por sus antiguos compinches.

Princesas2Pero ellos ya no están solos, son un ejemplo de la integración social sudafricana. Ellos han aprendido a compartir un semáforo donde arañar bolsillos rotos. Su nueva familia les hace la vida más fácil de digerir. La rutina les ha adoptado como sus preferidos. Semáforo, palabras escritas sobre un cártel de cartón, cortos pasos hacia el frente, hacia atrás, una sonrisa, un gracias, y… Semáforo, palabras escritas sobre un cártel de cartón, cortos pasos hacia el frente, hacia atrás, una sonrisa, un gracias, y…todo es más fácil.

Puedes encontrar a mi princesa en cualquier esquina, semáforo, de tu barrio. Los trayectos rutinarios de casa al trabajo, del trabajo a casa, están llenos de princesas. La mía ha dejado su luz blanquecina por un marrón sucio, la renta que paga por pasar tantas horas en la misma esquina bajo el sol de Ciudad del Cabo. Esa piel curtida a fuego por el sol sudafricano ensalza sus cristalinos ojos que deslumbran si los miras de frente. Mi princesa es la reina de las sonrisas.

El negocio sabe que es imprescindible que los trabajadores no sientan nostalgia de una vida pasada. No se permite alternar con los clientes más de lo necesario, justo el tiempo necesario para rascar un bolsillo. Prohibido intimar. Prohibido compartir más de una sonrisa y un gracias. Mi princesa ya no está. Su reemplazo de cabellos dorados no puede hacerme olvidar. ¿Dónde estás mi princesa?



Imprimir

¡Salta!

9 muertes stop. Residentes cabreados stop. Exceso uso de fuerza policial stop. No hay agua stop. No hay luz stop. No hay recogida de basuras stop. Protestas legítimas contra responsables políticos ilegítimos stop. Plaga de populistas entre los manifestantes stop. Elecciones 7 de mayo stop. ¿Ukrania? ¿Bosnia? ¿China?. Reseteo. Sudáfrica stop.

Desarrolla stop.

Una fila de hormigas rojas avanza desde el horizonte. Están cada vez más cerca. Decenas de personas siguen con la mirada su llegada, algunos pocos con los brazos cruzados, otros muchos gesticulando con todos los extremos de sus cuerpos. Las hormigas rojas no detienen su paso, tienen una orden y vienen acatarla. Su misión es desalojar espacio público y privado ilegalmente ocupado. Residentes cabreados saben que mañana serán a ellos a los que vendrán a echar de sus casas.

Continuar leyendo

Imprimir

lanochemasoscura