Bonifacio Singh: Madrid Sumergida

Entre los huesos

Cacería de palomas
a las cuatro y diez
no me visto de colores
para no espantar.
Hepatar es más fácil
de palabra
no nos queda tiempo
para respirar.

Por las ventanas apenas entra
aire
no las abras que se escapa
el gato.
Borracheras por la tarde
llenas de color
viento a cero grados
saliendo de una máquina.
No queda más remedio
que huír hacia delante
aunque caminemos hacia
atrás.

Te hablo de cara
y sin
corazón.
Llueve en el desierto
desde hace años.
Agotadas las palabras
esperándote,
cacería de palomas
sin explicación.

Madrid dormida
de día y de noche,
Madrid sitiada
Madrid sentada,
por las grietas de los huesos
se cuela tu calor.
Desde tus ventanas no se divisa
nunca el mar.


Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura