decine

Pildoras de cine (IV)

pildoras41

Calificaciones:
0 Irritante, encrespante. Para pazguatos.
N Mala a secas, con algún factor salvable, ya sea por el autor o por parte de la acción.
NN Buena a secas. Visible y recomendable.
NNN Obligatoria, ya sea por sí misma o por su autor. Podría llegar a imprescindible...
NNNN Imprescindible. Obra maestra. La hostia en bote.

pildoras45“El otro lado de la esperanza”. Lo confieso, soy fan de Aki Kaurismaki, prácticamente incondicional. Me llega, me hace gracia, incluso podría decir que a ratos me sobrecoge. No nací sabiendo ciencia kaurismakiana, un amigo me llevó a la Filmoteca a ver un ciclo de cine finlandés, en pocos minutos quedé rendido a los pies de este señor. Tiene algo, es uno de los nuestros. Dibuja espacios surrealistas que reflejan con realismo la condición humana. Oscuro, silencioso, hierático, con olor a clásico pero estrambótico y surreal, la bora de este tipo es lo más parecido al cine mudo. Frases y acciones contundentes, buenos y malos tópicos y típicos pero de una carne y un hueso hirienteen vuelo rasante hacia la realidad. Kaurismaki pega patadas en los huevos al espectador en cada película. Cuando ésta de la que hablamos termina se te queda el estómago como revuelto, te da la impresión de que el autor se ha estado riendo de tí en tu careto, que con un barniz gracioso te ha dado una paliza sin que te hayas enterado. Es muy hijoputa el ser humano, todos tenemos un hijo de puta dentro, aunque nos resistamos a verlo, y este finlandés lo tiene claro, quiere que lo veamos, que lo veas, jódete. La gente está siempre esperando algo que no sucede en sus películas, tienen esperanza, pero no nos mintamos, esa señora no es más que una puta vestida de verde que engaña al personal. Y esa música de inefables grupos de estética cutre con las que siempre adorna la acción como si fueran un coro griego. Qué grande es. Da igual que Matti Pellonpää muriera, siempre encuentra a otro genial protagonista que interpreta como si fuera una estatua de sal. Único, inimitable. Finlandia es muy fría, sus calles y sus almas, y Kaurismaki no tiene piedad con su propio país y sus gentes, les da leña a esos monos nórdicos tan fríos y distantes con el prójimo. Dios te salve, Aki, y también a Kati Outinen, que siempre sale, como musa cada vez más desgastada, en sus películas. NNN-N.

“Bajo el sol”. Qué bazofia, señores. Y esta película, coñazo en extremo, ha ido a festivales y recibido menciones especiales, manda cojones. Es del estilo “Juan Palomo”: tipo cenutrio al que le dan pasta que escribe guión, lo dirige y lo protagoniza. A mi derecha viéndola estaba mi amigo Lord Gay. Se pasó la proyección agitándose en el asiento, suspirando y comentando chorradas varias, cuando no le gusta una película utiliza la excusa de “como soy hiperactivo” para dar por culo. Curiosamente, no me molestó su errática actitud a pesar de que siempre me moleta la gente que parlotea en el cine. Y no lo hizo porque la peliculita de Dalibor Matanic (matarlo habría que hacer) resulta ridícula. Estoy hasta los cojones del conflicto de los Balcanes, ya huele cinematográficamente a naftalina. El guión juega a no tener texto y a alargar los planos hasta el paroxismo. Personajes ya no taciturnos y silenciosos, sino mudos a secas por exigencias del guión que, para colmo, no mete desnudos femeninos grautítos ni de refilón, cosa que posiblemente salvaría algún minuto la película. Planos subacuáticos más vistos que el TBO e incluso otros rodados con dron para mayor lujo de efectos especiales (cuánto daño están haciendo y van a hacer los drones al cine independiente/barato). Algunas escenas se alargan sin sentido alguno. Uno de los tramos de la película se resume en la frase de mi acompañante: “¿Y todo esto para echar un polvo?”. Pues sí. Dos horas previsibles jugando a ser guay con la cámara al hombro, luego un fundido en negro y fin. Búsqueda de una poética aburrida y abrasiva. Una escena de una fiesta rave durante la que yo comento: “un bombardeo con Napalm ahora de los serbios sería maravilloso”. No sé por qué coño me extiendo tanto con semejante mierda. Puto coñazo rozando el larguero del cero patatero. 0 - N

pildoras42“Lady Mcbeth”. Qué niña más hija de puta. Realmente esta película atesora una mala leche y un humor negro que valen la pena. Florence Pugh no tiene desperdicio, lo borda, es cabrona hasta decir basta, me gustan las cabronas. Planos estáticos espectaculares, sensación de frío bien lograda. La película transpira ese aburrimiento que sucede en las casas de las clases altas, esos habitáculos donde lo único que podías hacer era autocontemplarte o follarte a los criados. Aunque digamos que retrata una época, William Oldroyd ha conseguido elaborar un producto atemporal. En ningún momento marca lo que debes sentir, tú lo sientes latiendo: lo grotesto gracioso y lo macabro. El asesinato y la muerte pueden hacer reír. Aunque seas gilipollas debes ir a verla, y si te ríes no te sientas mal, será signo de que al menos tienes algo de sangre en las venas. NNN.

“Stefan Zweig”. Stefan, vete a tomar por el culo. Y Stefan cogió el portante y se fue, al otro barrio. En las clases de la facultad de filosofía se cita mucho “El mundo de ayer” de este señor, pero nunca he llegado a conectar con él. Para colmo, esta película parece no contar absolutamente nada, la acción discurre sin aportar una mierda, como un coñazo plácido que duerme hasta a un hiperactivo puesto de speed. Además, sabes lo que va a sucederle al protagonista desde el principio, que es en realidad en lo que se recrea toda la película, en lo triste y afectado que sufre en silencio sus hemorroides. El pobrecito Stefan no me da ninguna pena en ningún momento. y su segunda esposa debía ser gilipollas por casarse con un tío tan muermo. N.

pildoras43“La profesora”. Es como “La vida de los otros”, pero con mala hostia. Aquí no hay lagrimitas, sino hijos de puta puteando al resto sin rodeos. Zuzana Mauréry da vida a una señora retorcida, una arpía salidorra parapetada en la ideología imperante. Aparte de oscuras épocas anteriores a la caída del muro, la película retrata muy bien las relaciones entre los padres de los alumnos de un colegio, un entorno que refleja muy bien las clases sociales y los tipos humanos. La mayoría de los padres suele ser gente servil que va competitivamente a su propio beneficio y al de sus hijos, a los demás les pueden dar por el saco, nunca van a ver más allá de su nariz si no les conviene. En el colegio estás siempre sólo a merced de la apestosa sociedad que te ordena, te cuadricula y te aplasta. Si además tienes la desgracia de encontrarte a un profesor/a hijo/a de puta no pienses que tienes la sarten por el mango, ni hablar, la tienen los dueños del cotarro que mandan sobre tí y sobre tus hijos sin que tú puedas hacer nada, la eterna historia del conformismo. NN-N.

“Paula”. No entiendo cómo me dejo convencer tantas veces para ir a ver lo que no me apetece. Ceder significa aguantar diversos coñazos insufribles, como el caso de esta película. Una puesta en escena destacable, con algunas imágenes, sueltas, de gran belleza, paisajes campestres decadentes bonitos y ambientes logrados. Alguna teta de refilón. Nada más. Una acción que trata de llevarme, a la fuerza, hacia la supuesta genialidad de la protagonista, que no veo por ningún lado, y unas interpretaciones excesivas, sobretodo de ella, similares a las de “Amar en tiempos revueltos” pero en afectado y trascendente. Creerse artista es sinónimo de ser gilipollas, esa es asquerosa forma en que el arte brota de fuera (afán de notoriedad, ambición etc) hacia dentro y no al revés, que creo es la verdadera esencia, si es que tiene alguna, de la actividad artística. Poner cara de imbécil todo el rato no te hace artista, ni comportarse de forma intensa, ni siquiera vender un cuadro o ganar un puto premio, contentarse con eso es signo de que tienes serrín y delirios en tu cabezota. Lo que trata la película es de resaltar una heroicidad que no aprecio, más bien observo imbecilidad por parte del director. Intenta explotar el tema de la mujer artista pionera de una forma muy elaborada pero en el fondo chusca. N.


Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura