decine

Píldoras de Cine (III)

pildoras31

Calificaciones:
0 Irritante, encrespante. Para pazguatos.
N Mala a secas, con algún factor salvable, ya sea por el autor o por parte de la acción.
NN Buena a secas. Visible y recomendable.
NNN Obligatoria, ya sea por sí misma o por su autor. Podría llegar a imprescindible...
NNNN Imprescindible. Obra maestra. La hostia en bote.

“Locas de alegría”. Salí de la sala y uno de nuestros amigos (vaya palabra tan difusa) me comentó que Valeria Bruni Tedeschi era la hermana de la esposa pavisosa Sarkozy. A mi no me pone nada Carla Bruni, pero su hermana mayor tiene encanto y un empujón, o más de uno. Esta señora rubia resulta francamente interesante. La película vale la pena. Entré con buenas referencias y no me defraudaron. Además, últimamente el cine italiano me está sorprendiendo tras una época en la que no lo soportaba (salvo excepciones puntuales como las de Nanni Moretti). El cine español convierte casi todo en ridícula comedia, mientras que el italiano está consiguiendo pasar lo grotescamente gracioso hacia el territorio tan difícil de lo trágico, tornando a la risa como el otro lado del espejo de la tristeza del ser humano: la tragicomedia. Valeria Bruni y Micaela Ramazzotti (desconozco si tiene que ver algo con el tan baboso cantante) nos transportan hasta el lado más claro de la oscura existencia, introduciéndonos en la miseria a través de lo gracioso, nos hacen bucear en el horror interior que nadie quiere ver, pero con una sonrisa y ganas de vivir a pesar de todo. El tramo final de la película resulta hasta brillante. Incluso se permiten hacer un homenaje a “Thelma y Louise” a la italiana (no tengo reparo en decir que me gusta la película de Ridley Scott por mucho pastiche que represente) y con gracia. El humano vive siempre aislado en su burbuja, más o menos loca según su suerte, y aquí el personaje de Valeria Bruni vive esta faceta sin complejo alguno pudiendo con casi todo, incluso con sus altos y bajos de bipolaridad. A quién no le gustaría poner una loca así en su vida, aunque gaste mucho en ropa o incluso te arruine. NNN

“Gold”. Matthew McConaughey era un actor mojón dedicado a hacer comedietas mojabragas y papeles de buen chico bobo hasta que, por arte de birli birloque, protagonizó algunos papeles memorables, como saliendo desde la nada, desde la mierda al todo. De ser un gilipollas pasó a trabajar para el genial Jean Marc Vallée en “Dallas buyers club”, para Scorsese en un breve aunque delirante papel de secundario en “El lobo de Wall Street”, y rizó el rizo aportando carne, alma y hueso al personaje irrepetible de Rust en la primera e inolvidable temporada de “True Detective”. Cuando estuvo bien dirigido el gachó consiguió al fin poder ser considerado actor en toda la extensión de la palabra. Pero el éxito es una puta y te convierte en puta. El tipo comenzó a desbarrar en la insufrible “Interestellar” y ahora baja de nuevo a las cloacas en esta vacua peliculita sobre buscadores de oro. La acción se centra en él casi totalmente, en una caracterización ridícula y sobreactuada de un personaje supuestamente real. Da igual que haya engordado y desaliñado hasta el extremo para esta interpretación, está patético. Matthew necesita que lo dirijan y aquí no hay dirección hacia ningún lado. Quizás para ver en la tele durante la sobremesa mientras pegas cabezazos, pero poca cosa más. Dinero malgastado en bonitos planos aéreos del sudeste asiático. Una mierda que no te debes perder si eres el típico imbécil. N.

pildoras32“Crudo”. A simple vista podría parecer un simple intento de gore juvenil algo escatológico, pero esta peliculita destila cierta mala leche y ganas de molestar o hepatar al público pazguato, cosa que siempre es de agradecer. Garance Marilier y Ella Rumpf se portan en sus papeles de jóvenes guarrillas dentro de un universo de zombies universitarios. Ay, la universidad, ese círculo de personas que se creen elevadas y portadoras de la sabiduría universal pero que si los miras bien son la misma mierda, o peor por su pretenciosidad, que el resto de los mortales. Si puedo ponerle un pero es el de casi siempre: no llegar hasta el límite en el tema de molestar, y molestar no quiere decir que tengas que retirar la mirada de la pantalla, ya sé que conseguir eso conmigo es prácticamente imposible, a no ser que sienta vergüenza ajena. Tratar a los animales y, de paso, a las personas, como si fueran simples trozos de carne no es suficiente, loable, pero no alcanza con ello, aunque lo que se ofrece aquí ya es más que lo que normalmente creen que deben dejarnos ver. Esa leyenda de que cuando un perro prueba la carne humana debe ser sacrificado, porque crea adicción, no me la he creído nunca, porque prefiero la de cerdo bien curada. Cuando preparo un plato para amigos vegetarianos nunca me olvido de añadirle salsa extracto de buey o carne picada bien disimulada. Voy a aclarar una cosa, a hacer un espoiler: a nadie le arrancan la polla de un bocado durante el metraje, una pena. Además, la película está adornada con post adolescentes desnudas de muy buen ver, sexo gay explícito y amagos de zoofilia. Paquete bastante completo. NN.

“Negación”. Rachel Weisz nunca me transmite nada, siempre hace el mismo papel de diva buenecita. No entiendo el interés de esta película, un tema idiota con una puesta en escena idiota, acartonada y teatralizada. No comprendo qué se celebra, ni la absoluta obviedad de la acción. No le sacan partido ni siquiera a los planos de unos exteriores que hablarían por sí solos. No me huele a heroicidad alguna, sino a oportunismo. Además, ya está bien con el tema de los judios, que han sufrido mucho, pero que se comportan como unos hijos de puta también. Esta película no da pena ni emoción, sino que provoca bostezos. Menuda mierda. N.

pildoras33“Incierta gloria”. Oscuro, como siempre, Villaronga. Oscuro en fondo y en forma. Su cine, aunque con un cierto tinte guarrilimpio (buscar expresar lo sucio pero pareciendo estar lavado con Perlán), consigue expresar, hacer sentir. A mi el tema de la guerra civil española ya me suena siempre a cutrez y a excesivo maniqueísmo, me huele a mierda oportunista. Pero aquí se construye un cómic más que una historia tópica del conflicto. Cine de ruinas, interiores y exteriores, y de personajes más que de acciones, personajes que se mueven perdidos, llevados por la corriente, el río de la vida en tiempos de muerte. Nuria Prims se sale en su caracterización brutal, parece la mismísima parca en carne y hueso, enjuta y agresiva agigantándose en su sufrimiento. Villaronga utiliza a actores conocidos en papeles secundarios (Juan Diego, Terele Pávez, geniales monstruos, y hasta Fernando Esteso) y da protagonismo a jóvenes como Oriol Plá, que lo borda y que apunta hacia grandes empresas interpretativas, o a una potente Bruna Cusí. Me pareció recordar a través de ella la genial “El espinazo del diablo” de Guillermo del Toro y al “Paracuellos” de Carlos Giménez, y eso es mucho, mucho decir. Falta algo, quizás un punto, pero una muy aceptable película que no busca vencedores ni vencidos. NN


Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura