unlugar

Malasia

Son las 20:00 h cuando aterrizo en Kuala Lumpur. Después de un largo viaje, somnolienta, entreabro los ojos para ver a través de la ventana qué lugar tan diferente me voy a encontrar al día siguiente. Lejos de mis estereotipos, la ciudad es comparable a cualquier ciudad europea en cuanto a desarrollo industrial, densidad de población, limpieza, organización de sus calles, y su corazón, centro neurálgico presidido por las Torres Petronas, se alza como símbolo nacional de modernidad.

malasia2Se trata de una construcción faraónica que finalizó en el año 1998 bajo unas consignas de resistencia a efectos sísmicos a gran escala. Para conseguir mayor estabilidad, las torres están unidas por un puente a media altura, en el piso 41, dejando una pasarela para turistas, y otra para los empleados de Petronas.

Me gustaría compartir la sensación que tuve al subir arriba de las torres gemelas más altas del mundo. No era claustrofobia, puesto que el espacio era amplio, ni vértigo, pese a lo impresionante de tener una vista completa de la inmensidad de la ciudad. El número de personas en el ascensor era limitado y en un instante se hizo el silencio. De repente me entró el pánico al pensar en cómo salir de ahí frente a cualquier eventualidad. Inconscientemente, me resistía a alejarme del ascensor. Miré hacia abajo desde aquella estructura de hormigón y cristaleras y pensé en la impotencia de las personas que se quedaron atrapadas en las torres gemelas.

malasia22Tuve la oportunidad de intercambiar esta impresión con un trabajador desde hace más de 10 años, cuya oficina ha estado entre los pisos 63 y 68, que contaba cómo los días de viento se notaba la vibración de los cimientos, incluso el tambaleo de la luz. No trabajaba allí en el momento del atentado pero, por encima de cualquier religión o fenómeno natural, su filosofía es la de no vivir constantemente bajo el miedo. Si no, estarías dejando escapar la vida sin quererlo remediar.

Efectivamente, la entidad estatal Petronas es el motor económico del país, basado en un desarrollo industrial del sector petroquímico que favorece la mejora de las condiciones sociales de la gran masa de población respecto a otros países vecinos que, por otro lado, no condiciona la desigualdad social frente a la opulencia de los sultanes de los 9 estados peninsulares, cada vez más alejados de su origen religioso.

Sin embargo, el desarrollo industrial no elimina déficit estatal. Por ello, para paliar sus efectos, a partir del mes de abril se ha introducido el tipo impositivo de un 6% que afecta al conjunto de la población y que, con toda previsión, será motivo de malestar y el origen de futuras revueltas sociales.

malasia4Lo más atractivo del país es, sin duda, el mestizaje de culturas que da pie a su carácter propio y original. Aproximadamente la mitad son malayos, de religión musulmana y cultura malaya local, personas comedidas, metódicas y siempre sonrientes. Junto a ellos, una población de descendencia china de segunda o tercera generación marca el carácter constante, luchador y emprendedor, además de quienes proceden de India, principalmente de origen tamil, estado del sureste del país de origen. Durante los últimos años, el país se está convirtiendo también en crisol de etnias procedentes del sudeste asiático o de los países del golfo. El idioma común, herencia de la época colonial británica, es el inglés.

Todos ellos se concentran de forma más numerosa en la zona peninsular, dejando los Estados de la isla de Borneo, marcados por su riqueza natural, como destino vacacional. Entre todos éstos destaca el de Sabah que me he quedado con muchas ganas de conocer.

Malasia es un país de impresiones, un lugar donde comer con palillos frente a una chica con el pelo cubierto, degustar nuevas frutas tropicales, disfrutar de masajes orientales y sesiones de acupuntura o saborear los más exquisitos vinos de Francia o Australia bajo un sistema islámico.

malasia5En una ocasión en la que participé en un evento organizado por un grupo de descendencia china pude constatar que las prohibiciones religiosas tienen un precio. Después de una cena en la que no faltó cerdo, vino, whisky y licores en cantidad, una persona que no hablaba inglés se acercó a mí de improviso y me acompañó amablemente hasta el taxi que me llevó a casa sin dejarme despedirme de nadie. Al día siguiente, me contaron que continuaron la fiesta en un local en el que no era decoroso que fueran mujeres y para lo que hablar en inglés les suponía un gran impedimento de goce sensorial. En Malasia es posible disfrutar de todo lo prohibido de forma más habitual de lo que cabría esperar.

Imprimir

Xinjiang

Vuelvo de un viaje relámpago a la China profunda para pasar un par de días en Urumqi, capital de la región de Xinjiang, hasta ese momento completamente desconocida para mí.

china2Situada en el noroeste de China, tiene una extensión tres veces más grande que España y una  población, esencialmente rural, que no llega a los 30 millones de habitantes y se concentra en la cuenca de dos ríos que llegan desde Kazahstán. Región fronteriza con un gran número de países de Asia central, Xinjiang es un crisol de culturas yminorías étnicas como la uighur (islámica) que aquí se convierte en mayoría respecto a la población china.

china35La presencia de este hecho diferenciador es evidente desde el mismo traslado del aeropuerto al centro de Urumqi, momento en el que ví carteles de bancos con caracteres mandarines y árabes. Visité el Gran Bazar, el edificio más emblemático de la ciudad, colindante con la mezquita principal. Área comercial y centro cultural, previsiblemente saturados de gente, me los encontré enun estado desolador. En la hora punta de ese vaivén frenético, el mercado estaba prácticamente vacío. Los compañeros de etnia china que viajaban conmigo me aseguraron que ese lugar había sido hasta hace poco eje central de la ciudad, pero los ataques terroristas de los últimos años han pasado factura.

Queda claro, pues, el enfrentamiento constante entre ambos grupos étnicos y las dificultades para la convivencia en este lugar. Por un lado, el pueblo uighur reividica su independencia como estado de forma similar a otros países vecinos como Kirgizistán o Tayikistán tras la caída del bloque soviético, y por otro, la RPC ha puesto en marcha medidas para conseguir mayor control en la región.

La idea del gobierno central de China desde los años '90 consiste en dinamizar económicamente la región para conseguir mejorar la calidad de vida, así como el nivel cultural de esta población eminentemente rural. Como consecuencia, se ha desarrollado de forma notable el sector de extracción de carbón y otros productos minerales, principalmente las explotaciones petrolíferas y la industria química auxiliar en las regiones áridas del país, poniendo de manifiesto su enclave estratégico.

El crecimiento de este nuevo sector ha favorecido la inmigración de población de otras regiones de China, lo que ha hecho disminuir el porcentaje de población de las distintas minorías étnicas y promovido la constitución de una nueva clase china aburguesada. Esto ha contribuido también a disparar la conflictividad y las revueltas sociales.  

china4Todos los días amanecí con tos aguda y un escudo de mucosidad en las vías nasales. Según me comentaron, tuve suerte porque durante mi estancia pude ver la nieve de las montañas que están muy cerca de la ciudad, al parecer siempre ocultas por la contaminación. Urumqi es una de las diez ciudades con tasas más altas de polución de China. El plan urbanístico en las ciudades por las que he pasado es inexistente, con lo que puedes encontrarte una chimenea gigante en pleno centro de la ciudad.

La preocupación actual del gobierno central es la desaceleración del crecimiento del PIB del país a tan sólo un ratio estimado de un 7%, difícilmente comparable con el de España en sus mejores momentos, conseguido gracias a las inversiones en infraestructura de los últimos años. El reto ahora es poner en pie una economía sostenible, cambiando el modelo basado en producción barata por una ventaja diferencial esta vez centrada en innovación tecnológica, poniendo especial cuidado en los aspectos medioambientales, que en estos momentos rondan los niveles mínimos de salubridad.

En base a estas políticas, en Xinjiang se ha desarrollado un proyecto hídrico faraónico para suministrar agua potable en los entornos rurales y urbanos (que ahora mismo condicionan el crecimiento de la industria química), así como la renovación de los sistemas de regadío de los campos a lo largo de las cuencas fluviales, favoreciendo, esta vez sí, el desarrollo económico de las comunidades locales.

Este ha sido mi primer viaje a China. Durante estos días me he sentido totalmente incomunicada, evidentemente por mi desconocimiento del idioma, pero a su vez por el aislamiento respecto a los medios de comunicación internacionales. El acceso a Google está restringido, así como el de Facebook, Youtube u otras redes. En cambio, se promocionan otros canales de alcance nacional. No he tenido acceso a mi cuenta personal de correo.

La educación internacional está sólo al alcance de la élite y, en general, el nivel de inglés es extremadamente limitado, incluso en lugares como los aeropuertos. El grueso de la pirámide de población es joven y tiene un carácter eminentemente emprendedor. Socialmente, la mujer cada vez se beneficia más de la inclusión en puestos de responsabilidad del mercado laboral. Son personas con una constancia y una profesionalidad admirable.

En sus manos está la llave para construir una sociedad pionera basada en el crecimiento económico y el respeto cultural, social y medioambiental. El reto es enorme.

Imprimir

Viaje fugaz a Japón

Japón es ese país lejano de dibujos animados que ha invadido los hogares de los niños de mi generación. Hermético y a la vez hospitalario, a la vanguardia de las nuevas tecnologías pero conservando los valores de su sociedad más tradicional, con un carácter y cultura muy particulares, completamente distinto de los estereotipos occidentales, no deja indiferente al visitante.  

El aeropuerto es la entrada al escenario en el que viajas, como Goku, para reunir las Bolas de Dragón. Aquí se pueden comprar pases turísticos con entradas a los edificios y lugares más emblemáticos y bonos de transporte incluido. Mi visita fue de un par de días a Osaka, y una escapada de un día a Kyoto y sus templos.

No podía irme de Osaka, ciudad precursora de las camas nicho, sin dormir en una de ellas, lo cuál no resultó ser una tarea fácil. En la mayoría de los casos se trata de alojamientos exclusivos de hombres. Después, comprendí que era porque cuentan con  baños termales unisex, algo muy habitual, y porque está concebido como estancias cortas por desplazamiento profesional. Además, normalmente, no albergan turistas internacionales, por lo que se añadió la tarea de descifrar toda la información en japonés.

japon2La comunicación es el primer miedo que hay que perder. Puedes estar seguro de que vas a encontrarte rodeado de símbolos indescifrables. Después de dar vueltas durante más de media hora buscando el hotel en la ubicación prevista, pregunté con onomatopeyas y lenguaje corporal a una pareja que estaba en una máquina expendedora de las miles que hay en la calle. En general, es difícil comunicarse en inglés, pero son gente muy amable, dispuesta a ayudarte. Miraron el mapa, me miraron a mi, hablaron entre ellos y me señalaron el cartel de la entrada justo en frente de nosotros. ¡Cómo no me habÍa dado cuenta antes de que estaba en la puerta!

Visité los lugares más destacados. Durante este recorrido recibía folletos que sellaba por cada lugar como páginas de pasaporte.

- La Torre Tsutentaku de Hitachi, símbolo de la modernidad construido después de la segunda guerra mundial.

- El reconstruido castillo de Osaka, demostración del poder del imperio en la conquista del País del Sol Poniente.

- El museo de la cultura, donde recorrer una reconstrucción de hogares milenarios con tatami y ventanas de papel.

- El Museo de historia, interactivo pero con toda la información exclusivamente en japonés.

- La calle Tebjinbashisuji, la calle comercial más grande de Japón. Tardé más de 3 horas en recorrerla, suerte que estaba cubierta.

- El barrio de Tombori con sus restaurantes decorados con la especialidad de la casa dando la bienvenida: pulpos, peces globo, vacas gigantes, ¡incluso dragones!

- El puerto de carga, donde se localiza el acuario o el Parque Warner entre otros, barrio humilde reconvertido.

- El barrio Umeda, comparable al barrio de Serrano. Destaca el centro comercial Big Five con su noria roja, y el interés por la moda de las chicas japonesas, por cierto, colonizado por Inditex y sus hijos Zara y Bershka.

No visité el Museo de la Segunda Guerra Mundial porque estaba en obras. La próxima vez.

En el plano socio-cultural, destaca como es predecible la gastronomía, y una situación que personalmente me sorprendió: los baños termales entre bambú.

japon5El pequeño Shin-Chan me enseñó que cuando comía “Ramen” se relamía los bigotes, así que no me la jugué. Esta sopa con tallarines está disponible en cualquier lugar, pero es una denominación genérica, es como ir a Italia y pedir espaguetis, tienen una carta completa de variedades de “Ramen”. En estos casos, sí toca jugar a la lotería. Cuando llega el plato, te preguntas cómo demonios se come eso. En ese momento, te das cuenta de que, cuando los orientales hacen ruido mientras comen, para ellos no tiene una connotación de falta de educación, sino de practicidad. Donde fueres, haz lo que vieres.

Sushi o Sashimi también son una apuesta segura. Kushikatsu son unas “gambas a la gabardina”  enriquecidas con una gran variedad de carnes, verduras, pescados y mariscos. Especial mención merece la carne conocida internacionalmente como “Kobe”, que ni se llama así en Japón, ni es criada exclusivamente en esa región, aunque sí hace honor a la calidad exquisita. El Takoyaki es típico de Osaka, una “albóndiga-croqueta” con un trocito de pulpo en su interior. Rico, rico.

Siempre que viajo llevo un bañador en la maleta. Preparada, fui hacia una sauna termal urbana femenina, de entrada similar a la de una piscina. De repente, cambiándome en el vestuario, percibo la risa burlona de un par de adolescentes japonesas. Miro de nuevo a mi alrededor, y era la única que llevaba bañador. Tenía dos opciones: irme igual que había venido sin ni siquiera entrar a la sauna, o entrar tal como vine al mundo. Haciendo honor al refrán anterior, elegí la segunda opción.

Una vez en el interior, no resultó ser tan dramático. Tienen una estricta ceremonia de higiene antes y después de acceder a la sauna en la que se sientan desnudos en un taburete y se enjabonan minuciosamente. Después comprendí que llevaban una pequeña toalla para cubrirse cuando permanecían en cada fase del recorrido, pero yo al principio no la utilizaba con este fín y esto les provocaba reparo. La aprensión tiene diferente rasero.

Japon6En Kyoto visité varios templos, pero no llegué a interactuar con sus habitantes. Mi percepción es que, más allá de la religión tradicional, practican el Kendo o el Reiki como terapias espirituales de conexión con la naturaleza, el cuerpo y el alma.

Las cosas más preciosas de Japón son las curiosidades que descubres por sorpresa. Retretes con música y calefactor; líneas de señalización en la entrada de los vagones para hacer cola; máquinas expendedoras de calcetines con separacion entre el dedo índice y el corazón para los zuecos en la calle; la marea de gente a la salida del metro perfectamente vestidos todos ellos con traje oscuro y camisa los hombres, falda de tablas y camisa clara las mujeres; colas a primera hora de la mañana en los casinos para jugar a “Pachinco”, el juego adictivo número 1 entre los japoneses; carteles explicativos con dibujos; tiendas de anime del tamaño de un centro comercial.

En un determinado momento, tuve la sensación de vivir las historias de la vida diaria de mis héroes favoritos que había soñado en la infancia, y lo sentí como algo extremadamente lejano. ¡Cómo pasamos de un mundo a otro viviendo en el mismo lugar, y en qué momento dejamos de ser niños!

Imprimir

lanochemasoscura