ulises 2

Pautas (infalibles) para ligar

¿Quién no ha sentido nervios en el estómago la primera vez que se declaró a la chica o el chico que le gustaba?

Estas Mariposas que nos hacen sentir vivos nos encantan y, al mismo tiempo, nos pueden provocar un cúmulo contradictorio de emociones como miedo al rechazo, inseguridad en nosotros mismos o adicción a la conquista, entusiasmo, curiosidad o morbo.

Hay auténticos ases del cortejo en todos los bandos. Y muchas técnicas secretas que nos llevarán al auténtico arte de la conquista amorosa o simplemente sexual.

pautas7Primer paso: La mirada.

La mayoría de las veces todo comienza con un cruce de miradas nada inocente que despierta una chispa en nuestro interior y pretende provocar lo mismo en la otra persona.

Durante un momento las miradas se sostienen y el tiempo se para. Y si todo va bien, empezará la selección.

Pero no se confundan. Algunas personas son víctimas de las miradas sexuales y no se dan cuenta de que han sido seleccionados en un club muy particular que les llevará a ver la representación más intencionada que se pueda apreciar y no exenta de ardides y triquiñuelas.

Incluso a veces nos enfrentamos a rivales de peso que no sólo son capaces de darse cuenta de nuestra mirada intencionada y nos responden con la primera estrategia de combate.

La mirada furtiva o coqueta.

Esa mirada que nos crea la duda de si la otra persona nos ha percibidov, o no, y nos obliga a intentar un nuevo contacto visual para confirmarlo. Y tras caer en su trampa, lo intentamos y pasamos a formar parte del juego del ratón y el gato, en el cual ya hemos perdido el primer asalto y ni siquiera nos hemos dado cuenta de ello. Empiezan a jugar con nosotros sabiendo aquello que queremos y nos convertimos en cazadores cazados.

pautas5Segundo paso: Romper el hielo.

Entablar una bochornosa conversación en la que no sabemos ni lo que decir, demostrará la habilidad que tenemos en el ámbito social. Nos hará quedar estupendamente imbéciles ante el público más exigente. Así que la idea es aprovechar nuestro momento de gloria con una frase lo suficientemente impactante, ingeniosa y provocadora, que dé la impresión de nosotros que exactamente queremos. ¡Vamos, que ni un escritor! Por eso algunas personas recurren a licencias de otros o simplemente se quedan con la boca abierta sin saber que decir, y algunos tienen su frase perfecta en la recámara dispuesta a ser disparada.

Por favor, eviten las típicas frases como "¿vienes mucho por aquí?", "¿estudias o trabajas?", "¿cómo te llamas?", o el simple "hola".

La idea es que nos recuerden y dejar una impronta profunda en esa persona.

Usen frases subordinadas como si ya llevarán un rato hablando con esa persona. Puede hacer referencia al entorno a modo de observación, lo que nos hará quedar como algo más interesantes que la media. Y después preséntense para crear el primer contacto. Pero háganlo despacio y reposadamente. Tómense el tiempo necesario para que sus miradas se sostengan dentro de su espacio de intimidad. Si lo hacen con la mano no la suelten inmediatamente, ya que están cortejando y eso: ¡Atención! ¡Tiene que quedar muy claro!

Son nuestras intenciones bien declaradas.

Si es con besos, también despacio, y aproveche para añadir, si puede, algo sobre la estupenda "fragancia" que lleva. Y use esas palabras sofisticadas que guarda para estos momentos. Recuerde algo importante, la primera impresión es fundamental. Si no es perfume puede usar una frase ingeniosa y provocar su risa.

Algo como... "¡Qué bien besas!"

¿Lo has aprendido de manera natural?

"Oye, me encanta... ¿Puedo repetir a ver si aprendo?" Y sin dar tiempo a pensar, repetimos los besos. Luego, pedimos perdón por nuestra osadía pero es que nunca habíamos conocido a nadie que besara tan bien en la mejillas.

Ya tenemos recorrido el primer camino. Sorprender, hacer reír, demostrar nuestras intenciones y, aún con respeto, romper la distancia de intimidad de la otra persona.

Un aspecto que hay que tener en cuenta es el factor ruido que pueden acabar con nuestro avance si no nos escuchan claramente o las compañías que tenga esa persona que pueden cortar nuestra conversación simplemente por intentar protegerle.

Asegúrese de ser amable con esa tercera persona dedicándole un cariñoso halago y poniéndola también de su parte. Algo del estilo... "Me había dado cuenta de que estabas ahí y me he dicho... ¿cómo una persona tan guapa puede estar tan bien acompañada?". La respuesta es obvia: el que tiene amigos suele ser una persona querida. "¿Y tu nombre es...?" "¿Puedes hablarle a tu amiga bien de mí? Te puedo dar referencias, pregunta siempre lo que quieras."

Y pasamos a la siguiente fase...

pautas4Encuentros en la  3ª Fase: la conversación inteligente.

Intente no ser demasiado listo ni demasiado tonto. Siempre sonriente. Escuche todo aquello que se le quiera contar y se le ofrezca como un precioso regalo. Pero sobretodo, use y exporte su sentido del humor y su sonrisa. Cuente alguna anécdota interesante como si se conocieran de siempre. Pueden ser experiencias de su pasado o simplemente algo que le haya ocurrido hace poco. A veces, si es usted valiente, puede empezar la conversación forjando una opinión en su interlocutor, con frases del tipo…

Hace unos días un tío hizo lo siguiente…bla bla bla, ¿No os parece del todo… (A-Ridículo) (B-Inapropiado) (C-Interesante) (D-Audaz)?

De esta manera, conoceremos el primer juicio de valor de la persona o incluso de las amistades que nos rodean y nos dará pautas para seguir interrogando, sin que se den cuenta, sobre su forma de pensar.

No sea grosero, ni soez. Sea atento con los amigos y deje el cortejo para un momento más íntimo y personal. Ya se conocen nuestras intenciones, no aburra con halagos tampoco, sólo los justos. ¿Qué cuantos son? No demasiados, siempre es mejor pecar de menos hasta que llegue ese momento de intimidad.

No se ponga demasiado profundo, las primeras conversaciones han de ser desenfadadas y de reconocimiento mutuo. Pero, ¡ojo!, mantenga algo de misterio sobre su persona. No ofrezca toda la información de primeras. Siempre puede posponer detalles sobre su trabajo para suscitar el interés y la intimidad. Dato que sin duda intentarán saber de nosotros. Para ello inventaremos una estratagema que nos servirá de red de captura al mismo tiempo. Algo como… "perdona pero no puedo decir mucho al respecto, ya que trabajo para un órgano secreto del gobierno" o "soy un espía internacional y paso mucho tiempo fuera". Y luego una sonrisa para que a la persona le quede la duda.

Los buenos depredadores del cortejo, saben que un mal trabajo o una mentira pueden frustrar cualquier intento de flirteo, ya que hay personas que son selectoras naturales y descartan simplemente por el ámbito social o económico. Es por ello que es de vital importancia mantener oculta esta pregunta.

Un dato a tener en cuenta es que si alguien le pregunta su edad le está revelando una información muy importante de ella misma sin saberlo...

Preguntar la edad es toda una declaración de principios. Significa..."me gustas, quiero pasar tiempo contigo” Por ello, cuando alguien nos la haga debemos deducir que esa persona tiene interés físico en nosotros y casi cualquier intento o petición que hagamos correctamente será aprobado y concedido. Es decir, una segunda cita en la intimidad. Pedir el teléfono, y cosas por el estilo. En ese momento se han abierto las puertas del cielo.

pautas884ª Fase: el primer beso.

Muchas personas creen que el primer beso marca la diferencia entre un sí o un no.

Ya hemos conseguido quedar con la persona objeto de nuestros más oscuros deseos, ahora, no tenemos que estropearlo.

Lo principal, es el aseo. ¡No le puede oler el aliento a muerto! Debe hacer algo con su imagen olfativa. ¡Ni siquiera las axilas o los pies!

Hay cepillos interdentales que sacarán todo lo peor que lleve entre los dientes. Chicles con diferentes sabores que también se lo extraerán. Cepíllese bien la lengua para que no quede blanca sino sonrosadita y apetecible. No use colutorios bucales fuertes que puedan decir de usted… “¡Estoy disfrazando mi aliento!” Y a ser posible no exhale alcohol ni tabaco a raudales.

¿Le parece difícil el primer beso? Aún no hemos ni empezado...

Acérquese despacio pero con firmeza, no se coma toda la boca en un primer intento, pegando mordiscos o metiéndole la lengua hasta la campanilla, eso puede provocar mucho rechazo en algunas personas.

Primero los labios se tocan dulcemente, se conocen, se sienten y usted sabe que es ahora mismo el mejor amante que hay. Tiene que escuchar eso violines de película, y pensar que es el galán de cine o la seductora irremediable. No hable, simplemente sienta y disfrute.

Poco a poco, irán ganando confianza, y vendrán más besos, un poco más subidos de tono. Mordisquitos cariñosos, y lenguas seductoras. Nada de molinillos frenéticos ni mete sacas en busca de miel. El arte del besar, es algo que no se aprende en un día, así que vaya con tiento o déjese enseñar por la otra persona, a ver como lo hace ella, pues la mejor forma de hacerlo bien es hacerlo a la medida del conquistado.

pautas65ª Fase, también denominada "fase tórrida": relaciones...

Las relaciones sexuales son algo maravilloso que nos permite quitar todas las barreras que hay entre dos personas. A veces alguna de las personas es primeriza, o simplemente no quiere ir rápido. Tendrá usted que tantear el terreno.

No termine usted en cuatro minutos. La idea es dejar una huella imborrable para poder repetir cuantas veces queramos. Así que tienen usted que esforzarse. Nunca tenga prisa.

Lo más importante y que los grandes seductores saben, es que el sexo no puede ser nunca un acto egoísta. Ha de ser extremadamente generoso y preocuparse por la sexualidad de la otra persona. Esto incluye buscar sus puntos erógenos, sus puntos negativos, como cosquillas etc. Lo que le gusta y lo que no, en una palabra. Es una buena idea calentar todas las zonas con masajes y caricias, viendo y observando las relaciones. Plantéeselo como una carrera de fondo o un estudio científico si quiere, pero conozca a su rival.

No use solo las manos, use su boca, u otras partes de su cuerpo para excitar a la persona.

Puede incluso jugar con una pluma o un hielo, hágalo interesante e inolvidable. Que le recuerden por esa primera vez, ya que el resto de personas, suelen ser vulgares y aburridos y usted es el perfecto amante.

No olvide que el coito es doble, tanto el suyo como el de la otra persona. Y ambos deberían intentar alcanzarlo. No le estoy diciendo que se sincronice y ambos terminen a la vez, ya que eso se lo dejamos a los más expertos amantes, pero si le sugiero que aunque usted haya terminado se esfuerce y haga terminar a la otra persona.

Llegados a este punto, tengo que hacer un alto, pues en muchas personas se observa una gran falta de motivación cuando han terminado, que se refleja en el rostro y hace que la persona que aún no lo ha hecho, pierda la concentración también y decida que no quiere seguir debido a la falta de interés.

Tras el éxtasis que haya tenido, tiene que seguir en el papel de George Clooney en una de sus películas románticas y seguir siendo el mejor amante del mundo buscando el orgasmo de la otra persona. No ponga cara de imbécil, ni haga risas o chistes malos. Tenga en cuenta que usted sufrirá un acceso de felicidad en el lóbulo frontal de su cerebro, una vez haya terminado, que le hará sonreír, reír y hacer ocurrencias chistosas en la mayoría de los casos. Eso debe pensarlo y reprimirlo durante un rato, cuando la otra persona termine y se puedan reír juntos. Ahora, siga prestando atención y ponga cara de deseo. Use el jadeo simulado si hace falta, para incentivar a la otra persona. Cubra con su boca la de su amante mientras la acaricia hasta el orgasmo latente. No ceje en su empeño en este instante, debe aplicarse al máximo. Solo un consejo, si ve que es usted incapaz de continuar con toda esta concentración, debería ser el segundo en terminar y nunca el primero.

pautas86ª Fase: el después...

¿Ya quería salir corriendo como hace la gente vulgar? ¿A caso tenía una incesante necesidad de meterse en la ducha para quitarse todo ese pringue de encima?

No lo haga inmediatamente. Dese un momento para descansar. Ríanse juntos un rato.

No pregunte "¿qué tal lo has pasado?", ya que obviamente ha sido bueno. Haga algún comentario gracioso o, simplemente, hable de otras cosas. Y recuerde que los amantes siempre dejan una puerta abierta a repetir otro día. Nada como un… “te llamo yo”.

Quién sabe si algún día esa persona se convertirá en su pareja o en su amante secreta que trabaja para los espías del gobierno.

Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura