ulises 2

Como somos

comosomos2

Siempre me han gustado las clasificaciones someras para entender el mundo. Nos hacen más fácil comunicarnos con nuestros semejantes intuyendo o razonando que es aquello que necesitan, les motiva o les interesa para que funcionen. También sirven de charla y entretenimiento seudocientífico de cómo vemos el mundo.

Hay tres modelos de personas:

Modelo 1: “Los de hacer”; personas que hacen cosas, trabajan básicamente con las manos y sus rutinas diarias están cargadas de actividad manual. Se expresan a través del trabajo físico, tocando y desarrollando actividades físicas. No se plantean demasiado la finalidad o el cómo se hace, simplemente se ponen manos a la obra y se van adaptando por ensayo y error. Normalmente son muy autosuficientes y se adaptan con facilidad a las dificultades. Su aprendizaje es experiencial.

Modelo 2: “Los de pensar”; resuelven y calculan cada paso que dan en la vida, antes de ponerse a hacerlo. No dan un paso en falso vaya que tenga consecuencias de esfuerzo inútil. Optimizan al máximo sus recursos evitando el esfuerzo físico y las actividades manuales en gran medida, exceptuando aquellas que tienen un objetivo claro. A veces esperan agazapados a que un individuo de “los de hacer” pase por ahí y haga aquello que ellos están viendo que se necesita.

Modelo 3: “Los de hablar”; su manera de adaptarse a los problemas pasa por lo social, por el intercambio de información constante e incesante. Un chorreo de verborrea que no cesa en ningún momento e incluso llega a dar dolor de cabeza a aquellos que les rodean. Sin embargo, su método no es menos eficaz, pues gracias al intercambio de información adaptan sus necesidades, comprendiendo a otras personas que ya lo resolvieron antes o los manipulan oralmente para que se desarrolle la actividad que necesitan, pidiendo ayuda incesantemente. A veces no dejan pensar a “los de pensar” obligándoles a desarrollar la actividad por agotamiento mental.

Seguramente se ha encontrado estos modelos o se puede ver reflejado en alguno de ellos.

Lógicamente nadie es puramente algo, pero si puede haber una tendencia hacia un sentido u otro.

Lo interesante es que los tres modelos se retroalimentan haciendo funcionar la sociedad de manera más eficaz.

El modelo 2, más mental, puede organizar y estructurar más lógicamente las cosas que haya que hacer ahorrando esfuerzo y horas al modelo 1. Por otro lado, el modelo 3 tiene la capacidad de traspasar la información de unas células organizadas a otras, optimizando y acelerando los diferentes casos y soluciones. Por lo tanto todos son complementarios. Sin olvidar que sin el modelo primero, nada se haría tan rápido.

Cuando desarrolle un grupo de trabajo no olvide incluir en su célula un alto porcentaje de sujetos del modelo 1, un par del modelo 2 y algunos del modelo 3. Los primeros ejecutarán el proyecto ayudados por los otros, los segundos discutirán los aspectos más relevantes y clave para que sea más eficaz. Y los terceros aportarán una información extra en la que no se había pensado y que sabe Dios de donde la han sacado.

Ahora bien, si la célula está descompensada, puede ocurrir que el proyecto no salga adelante porque nadie lo ejecute o se convierta en un proyecto artístico de poca eficacia.

Si solo cuenta con sujetos del modelo primero, se hará, pero llevará mucho más tiempo y quizá los aspectos más técnicos no se hayan resuelto bien o pueda haber problemas de seguridad después.

A veces encontramos individuos mortalmente eficaces que encajan en varios modelos a la vez y que pueden resolver cualquier problema. Son como los perritos mixtos, muy sabrosos, pero dominantes por su visión de conjunto y que impiden en determinadas ocasiones el flujo de información y en otras llevan su idea adelante de manera triunfal pero sin variaciones ni colaboración en cuanto a conceptos se refiere. Son proyectos herméticos eficaces normalmente, pero poco sociales.

Piense por un momento en las personas que le rodean en su vida cotidiana, y en qué modelo encajan, no es difícil de identificar, cuando tenga que resolver problemas sabrá a qué modelo dirigirse y quien le facilitará la tarea.

¿Habla mucho? = modelo 3 = información

¿No parece hacer nada? = modelo 2 = consejo

¿Es una hormiguita? = modelo 1 = ayuda

Añadir comentarios

Gente en la conversación

  • Invitado - Anyta Dynamita

    ¡Bravísimo, interesantísimo! Gracias por las gafas que nos has regalado Ulises. Este razonamiento es tan útil y revelador que deberías darle forma de conferencia...te forrarías en congresos de RRHH.

    de Pinto, Madrid, Spain
  • Invitado - Henry Sp

    ¡Muy interesante!
    Y sí, me he visto reflejado en uno de los modelos (también parcialmente en los otros, pero tal como dices, en uno se acaba destacando).

    ¡Gracias por el artículo!

lanochemasoscura