Diario de una funcionaria primeriza

No sólo de teléfono vive el funcionario

solo1Funcionario Tópico no solo no tenía teléfono, por lo que se veía obligado a usar continuamente el de Lugar de Trabajo, sino que tampoco se había creado nunca una dirección de correo electrónico propia, aunque eso no le impedía recibir miles (¿qué digo miles? ¡millones!) de mails personales. Exacto, a la cuenta de Lugar de Trabajo, que era compartida por los dos (y por Funcionario Antecesor, que recordemos que venía por las tardes).

Así que yo cada día, cuando llegaba (puntual), abría el correo y procedía a borrar todo el spam que había entrado las últimas horas (que constituía el 90% del correo diario), a responder algún que otro correo pidiendo algún tipo de información o gestión (el 1%), y a deleitarme con los correos que recibía Funcionario Tópico, una hora antes de que él los viera, ya que solía llega, de media, una hora más tarde que yo, es decir, una hora tarde.

solo2Estos correos solían ser de dos tipos:

1- Correos de una amiga suya que le mandaba los típicos powerpoint con fotos bonitas, frases filosóficas y música celestial que estaban tan de moda en los primeros años de este siglo.
2- Correos (como no) de las hijas.

En este último caso, como con el teléfono, también se llevaba la palma la hija mayor.

La pequeña, muy estudiosa ella, solía mandar archivos con trabajos que tenía que hacer para la Universidad para que papá se los imprimiera.

Funcionario Tópico, muy obediente, descargaba los archivos y los imprimía a todo color en las impresoras de Lugar de Trabajo. Después, iba a que se lo encuadernaran, con cargo por supuesto a Lugar de Trabajo. Y así, cuando llegaba a casa, la hija universitaria tenía sus flamantes trabajos listos para ser presentados ante su profesor.

Y yo me acordaba de cuando hacía trabajos en la Universidad, que entre todos los componentes del grupo poníamos dinero para comprar un cartucho de tinta y un paquete de folios, porque cuando necesitábamos imprimir a color no podíamos hacerlo en el aula de informática de nuestra Facultad, donde solo nos dejaban en blanco y negro…Claro que ninguno teníamos como padre a Funcionario Tópico, que nos hubiera sacado de muchos apuros.

La hija mayor era otra historia. Ella ya no estudiaba, por lo que no necesitaba imprimir trabajos, pero no por ello no iba a aprovecharse de la barra libre de tinta, folios y canutillo de la Administración X.

Ella se dedicaba a mandar fotos con sus amigos haciendo el tonto. Y digo haciendo tonto porque en todas salían haciendo el tonto, en ninguna salían en actitud más seria, ni siquiera en actitud “foto Facebook”.

solo3Y siempre, en el correo, había un comentario:

“Papá imprímemelas porfa”

Así que Funcionario Tópico descargaba las fotos y las imprimía a todo color. Que en esa época, imprimir una fotografía a todo color en un folio era como no imprimir nada, pero supongo que la niña con eso se conformaba. No pedía mucho la pobre.

Básicamente a eso se limitaban, cada día, los correos. Hasta que un buen día apareció uno distinto.

Al principio no sabía quién era el remitente, así que lo leí. Vale, si hubiera sabido que el remitente era la mujer de Funcionario Tópico, lo hubiera leído también, pero la verdad es que de primeras no sabía de qué iba el tema.

Esto no tiene nada que ver con los correos, pero no puedo dejar de comentaros que la mujer de Funcionario Tópico era una prima carnal suya, más de una década menor que él. Seguramente a mucha gente le parezca bien esto de cuanto más primo…Pero yo, que tengo primos carnales más de una década menores que yo, y bastante guapos por cierto, no entiendo cómo a alguien se le puede pasar por la cabeza una relación así…
Perdón por el inciso. El caso es que, en el correo en cuestión, la mujer de Funcionario Tópico, visiblemente enfadada, le reprochaba ciertos comportamientos suyos (principalmente desprecios hacia ella) que le habían hecho llegar ya al límite de su aguante, y le amenazaba con una posible separación.

Pero, ¿os dais cuenta de que las hijas de Funcionario Tópico son hermanas y primas a la vez? Perdón, que me vuelvo a ir del tema.

Cuando comprendí la gravedad del correo, me di cuenta de que había metido la pata leyéndolo y que a Funcionario Tópico no le iba a hacer gracia saberlo (Hay que decir que para esa época ya no nos hablábamos, pero esa es otra historia). Así que entré en pánico y no se me ocurrió nada mejor que hacer para que no se enterara que…Borrar el correo.

solo4Sí, borré el correo, lo reconozco. Eso sí, después de habérselo mandado a varios amigos, familiares, conocidos y vecinos del 5º...Todos conocían a Funcionario Tópico, de oídas claro, y sabía que les gustaría leerlo. Vale, eso sí que no estuvo bien…

Así, cuando llegó Funcionario Tópico, yo hice como si nada, y pasamos las horas como cada día. Yo creí que me había librado, hasta que un buen día, no recuerdo cuánto tiempo había pasado desde mi acto delictivo (quizás dos o tres días), tras una llamada de teléfono, Funcionario Tópico se gira y me dice:

-Cuando veas que hay algún correo personal mío dímelo.

Sin más.

A lo que yo, que me imaginé por dónde iban los tiros, contesté:

-Vale.

Sin más.

No sé qué le diría su mujer del correo ni que le diría él a ella. Pero creo que siguieron (y seguirán) juntos, así que no debió de ser para tanto…
Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura